Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

Voces indígenas en Medellín

¿Qué puede aportar la comunicación indígena al mundo? Un grupo de 10 comunicadores indígenas de cinco países de América Latina viajó a Medellín para participar en el Festival Gabo, experimentar un intercambio cultural y compartir el valor que la comunicación indígena puede sumar al “periodismo citadino”.

8/11/2019


Suplemento Variedades


Texto Arnol Piedra Sosaya

Medellín, una ciudad de flores amarillas, las mismas que siempre acompañaban al Nobel colombiano, se convirtió por tres días en el punto de fuga de las salas de redacción debido al Festival Gabo. Como parte de un proyecto de Deutsche Welle Akademie, 10 comunicadores indígenas de Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia y Guatemala tuvieron la oportunidad de participar en la cobertura del evento y recolectar nuevos aprendizajes para sus comunidades.

Sin embargo, sucedió lo inesperado. De entrevistadores pasaron a ser entrevistados. Entre flashes y tazas de aromático café, periodistas extranjeros interceptaron a los comunicadores indígenas. Ellos se denominaron la Red KANQ, una palabra formada por la inicial de cada una de sus lenguas indígenas (K de kaqchikel y kichwa, A de aimara, N de nasa yuwe, y Q de quechua y q’eqchí), y dialogaron con el público sobre sus experiencias en medios comunitarios. 

Tras horas de ajetreos e inesperados aguaceros, la Red KANQ presenció la noche de gala de los premios Gabo con la esperanza de que el tema indígena sea galardonado algún día. El sueño no se ve lejano. Durante la ceremonia, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, pidió a los periodistas forjar sociedades inclusivas. “Tienen el don de la palabra y el poder de los medios. Úsenlos de manera responsable para construir una sociedad mejor, contar historias incluyentes y dar voz a quienes no la tienen”.

Comunicación indígena

Algunos de estos comunicadores tienen historias particulares de cómo se enrolaron en el oficio. “Entré a la comunicación porque no había nadie que nos represente y tampoco hay mujeres arriesgadas. Me enseñaron a ser una mujer guerrera y a defender nuestra cultura e identidad”, manifestó Eslendy Grefa, comunicadora kichwa amazónica de los Lanceros Digitales, un medio comunitario de la Amazonía ecuatoriana. 

Marileny Choc, comunicadora q’eqchí de Radio Sayaxche en Petén (Guatemala), incursionó en el mundo de los micrófonos. “Gracias a DW Akademie y el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica, pude ingresar a la radio y lanzar programas educativos. Esto me involucró más con mi cultura y me enseñó los desafíos que enfrentan los medios comunitarios”.

La historia de Marileny es una de las más impactantes del grupo. Ella sufrió discriminación en su país por ser mujer e indígena, incluso por parte de otras mujeres, las que le dijeron que jamás viajaría en avión. En un conversatorio, ella disertó sobre la verdadera riqueza: “No hablo de riqueza material. La mejor riqueza que tengo es mi idioma y mi cultura”, expresó. Esto causó admiración entre el público.

La interculturalidad se manifestó en la convivencia de los 10 comunicadores, que también visitaron algunos atractivos de la Ciudad de las Flores, entre ellos la Comuna 13 y la plaza Botero. Sin embargo, el mejor flujo intercultural se dio entre las comunicaciones “indígena” y “citadina”. ¿Qué aprendizajes se llevó a casa la Red KANQ del Festival Gabo? “Aprendí a ser humilde, a dejar que las ideas fluyan y a ser más arriesgada en la investigación”, sostiene, por ejemplo, Eslendy de Ecuador. 

Finalmente, ¿qué le enseña la comunicación indígena a los medios citadinos? “Les podemos enseñar a mirar más a los pueblos indígenas”, opina Yenny Páucar, radialista aimara de Puno (Perú). Matthias Kopp, coordinador de proyectos de DW Akademie en Colombia, coincide con la Red KANQ. “Los comunicadores indígenas siempre involucran en su mensaje a la naturaleza. Es un aprendizaje valioso para los occidentales, ya que vemos como nuestro estilo de vida está dañando al planeta. Es importante el diálogo para buscar nuevas formas de vida”, finaliza.

El viaje continúa

El Festival Gabo en Medellín fue solo la primera escala para la Red KANQ. El proyecto de Deutsche Welle Akademie contempla que el grupo desarrolle sus habilidades comunicativas en dos eventos más: el Encuentro Internacional de Comunicación Indígena (Cusco) y el Festival Latinoamericano de Lenguas Indígenas en Internet (Ciudad de Guatemala). La ruta del conocimiento ya está empacada en las maletas.