Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

FEFFO NEYRA. ACTOR Y MÚSICO

“Ten siempre vivo a tu niño interior”

Experimentado improvisador utiliza las herramientas del teatro y la música para permitirle a otros vivir en balance con la vida misma.

8/9/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Feffo Neyra siempre tuvo fascinación por el mundo artístico. Cuando era niño, su primer acercamiento con la música fue mediante un tierno instrumento, nada más y nada menos que la flauta dulce. Ese quizá fue el punto de partida para que hoy, décadas después, sea improvisador y multiinstrumentista, un talento peruano que además celebra orgulloso diez años al frente de su propia apuesta artística bautizada como Di que Sí. Su vida transcurre entre festivales, talleres y viajes, pero no siempre fue así. Feffo tuvo que lidiar con la vida para ofrecer un espacio donde no solo se forman actores, sino que también ayuda a otros a formarse como mejores seres humanos mediante técnicas de improvisación y de música. 

–Tu espacio es un fuerte cultural...

–En el que cumplimos diez años. El tiempo pasa muy rápido y parece que fue ayer cuando esto comenzó a gestarse. Creo que hemos sido fieles al objetivo, que es expresarnos en la improvisación teatral creando historias. Para llegar a eso es todo un proceso y entrenamiento, con el que aprendes a desarrollar habilidades en relación con el otro.

–Muchos creen que improvisación teatral es pararse sobre un escenario y ya.

–Hay técnicas y todo tiene un proceso que se debe dar para ofrecer un resultado que sea bien recibido por el público. Se trabaja con mucha disciplina. En mi caso, afortunadamente tuve la oportunidad de descubrir muy chico mi vocación y no tenerla que cuestionar, algo que no les pasa a todos.

–¿Hubo oposición familiar en algún momento?

–No vengo de familia artística, salvo algunos tíos. La música que cultivé en el colegio me fue llevando. Alguna vez, dudé si esto era lo mío; incluso estudié otra carrera, pero en un momento crítico familiar me di cuenta de que no podía estudiar aquello que no era mi pasión. Que si al menos iba a dedicarme a algo, tendría que gustarme; confié en mi talento y supe que iba a salir adelante.

–Y eso que la carrera de músico no era lo que es hoy.

–Por suerte, hoy se puede ver tanto a la música como al teatro de una manera seria y respetable como cualquier otra profesión. Y como tal se puede manejar de determinada manera para que sea rentable. Como Di que Sí tenemos que proyectarnos y presupuestarnos para todo el año; somos un poco contadores, economistas, abogados, para que todo sea muy profesional. Así hemos avanzado.

–Feffo,¿por qué consideras que son necesarios espacios como Di que Sí?

–Son muy necesarios para que no se quede dormido el niño interior que todos tenemos dentro. Si bien es cierto que uno tiene que desarrollarse en la vida adulta, hay cosas del ser humano que no pueden ser dejadas de lado. Eso significa mantener el espíritu del niño curioso, práctico y siempre confiando para seguir vivo. En estos talleres trabajamos mucho la creatividad que, finalmente, es el arma que nos permite resolver problemas.

–¿Consideras que este tipo de propuestas deberían insertarse, por ejemplo, en el currículo escolar?

–Definitivamente. En Brasil, por ejemplo, su currículo tiene a la danza como curso obligatorio. Sería maravilloso que en nuestro país se incluyera el teatro, por ejemplo. De hecho, hay un estudio respecto al uso de esas herramientas que no solo sirven para la vida, sino también para todos los demás cursos. Hay un planteamiento pedagógico respecto a ello, en el que el alumno saldría más enriquecido, con una mentalidad más crítica y abierta al mundo.

–Si tuvieras que repetir todo el camino andado para llegar a Di que Sí, ¿lo harías?

–Es una constante lucha con uno mismo, no lo voy a negar. Con opiniones y miradas porque quieras o no el teatro y la música son espacios vulnerables. Pero también es un espacio de pasión que hace que todos los días trabajemos con alegría. Y vivir de lo que te gusta y te llena no tiene precio. Es una bendición lograrlo en este paso por la vida.