Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Perú: ¿el reto del cambio?

11/11/2019


Edwin Chávez Zavala

CEO de Siemens para Perú y Ecuador

Vivimos días particulares en América Latina: manifestaciones sociales, elecciones, intermitencia en la política económica, giros políticos. 

Cinco países (Brasil, México, Argentina, Venezuela y Colombia) concentran el 80% de la economía regional. La economía peruana representa el 3.54%. Su peso específico es intrascendente, pero su economía es una de las más sólidas y sanas. 

Esto lo confirman el crecimiento proyectado de su PBI, el mejor de Sudamérica; la banca peruana, una de las más sólidas; sus reservas internacionales y la cartera de proyectos mineros, de 40,000 millones de dólares hasta el 2027.

Todo parece indicar que la economía peruana crecerá en los próximos años; fundamentalmente gracias a la minería y a la agroindustria, el comercio y la construcción de grandes proyectos de infraestructura. 

Eso como parte de la continuidad del modelo económico vigente desde la década de 1990. Pese a la volatilidad del precio del cobre y el oro, se podría sostener el crecimiento. P

ero, ¿qué pasaría si la gestión gubernamental es incapaz de manejar los conflictos sociales en contra de la minería industrial?, ¿o si la industria tecnológica encuentra algún sustituto del cobre?, ¿o si la lucha de poderes hace del país un lugar ingobernable? Urge efectuar cambios estructurales, diversificar la matriz productiva, acelerar la modernización e institucionalización del Estado, invertir en infraestructura, luchar contra la corrupción, mejorar la educación, respetar la ley y el orden, pero principalmente elevar el nivel de cultura. 

En todos esos ámbitos está la tecnología como una herramienta eficaz de exponencial desarrollo económico, productivo, educativo y social. Promover estos cambios deben sacarnos del cuadrante de “productores de materias primas” e impulsarnos y colocarnos en el cuadrante del desarrollo.