Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

“Nuestra función es servir, no tener poder”

Servidores públicos destacables. Iván Mirko Lucich, quiere lograr que 28,000 organizaciones comunales mejoren sus servicios de agua potable.

31/7/2019


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Es economista de la UNMSM, en donde entendió lo que es la diversidad cultural de los peruanos. Trabaja en Sunass desde el 2007, llegó para supervisar estudios tarifarios. En abril del 2017 asumió la presidencia del Consejo directivo. Su mayor desafío es lograr que las familias de las zonas rurales consuman agua potable de calidad.

La crisis económica de 1988 en el Perú obligó a Iván Mirko Lucich Larrauri dejar sus estudios de economía en la Universidad de Lima para trasladarse a la universidad de todas las sangres: San Marcos. Sus padres ya no podían pagarle una educación privada y no dudó, en esos años de presencia de Sendero Luminoso en esa casa de estudios, en continuar allí la profesión que había elegido. No lo sabría sino años después, que esa decisión cambiaría su vida.

En abril del 2017 asumió la presidencia del Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Saneamiento (Sunass) tras presentarse a la convocatoria que la institución promovió para ocupar ese cargo. Obtuvo el puesto en justa lid y asumió funciones conforme a ley.

Una década antes, tras pasar por diversas experiencias laborales en el ámbito privado asociadas al análisis y evaluación de impacto ambiental en áreas protegidas o del desarrollo de cultivo alternativo en zonas cocaleras, le pareció oportuno postular a un trabajo en el Estado.

Así sucedió, ingresó a la Sunass en el 2007 para la supervisión de estudios tarifarios. En la administración pública entendió el impacto que tenía en la vida de millones de peruanos el diseño de una política pública que les cambiara su vida.

“Me comprometí con la Sunass por el sentido de urgencia que tiene el atender un servicio de interés público y esencial como es el agua para las personas, y lo que significa la demora en sus vidas para garantizar su calidad. Es la diferencia entre la vida y la muerte”, afirma.

Vida y pasión

Iván recuerda que se preparó para ser un especialista en macroeconomía, inclusive, cuenta que cuando terminó la carrera en San Marcos trabajó en la revista Medio de Cambio y en el diario Síntesis como analista económico. Hasta recibió un curso de especialización en teoría monetaria en el Banco Central de Reserva.

Pero no sería hasta un tiempo después, más o menos al finalizar la década de los 90, que participaría en un proyecto ubicado en el distrito de San Francisco, en el valle del río Apurímac, que lo ayudaría a “salir de los libros”, para encontrar otra realidad, rememora.

En ese lugar, el 50% de las personas padecían de paludismo. No salió corriendo al conocer esa noticia. Se quedó hasta finalizar el proyecto. Tal vez, reconoce, porque estudió en San Marcos y no le afectó vivir en aquellas condiciones. Descubrió su vocación de servicio.

Compromiso territorial

Por eso hoy su mayor desafío es cumplir una de las nuevas funciones de la Sunass: garantizar que la prestación de los servicios de saneamiento en el ámbito rural sea de calidad. Para eso debe coordinar con 28,000 organizaciones comunales que prestan servicios a su comunidad.

“Ahora abarcamos todo el territorio nacional. Antes solo trabajamos en el ámbito urbano, teníamos 50 oficinas en las principales ciudades del país y 450 municipalidades estaban a cargo del servicio. Ahora nuestro enfoque es territorial. En el ámbito rural, la calidad del agua es crítica debido, por ejemplo, a la mala dosificación del cloro”.

Por eso está abocado a que el personal de Sunass deje todo en la cancha, pues un servidor público ocupa un cargo en el Estado no para tener poder, sino para servir, afirma.

“Fiscalizamos cada sol que gasta la población para consumir agua segura y seremos grandes articuladores para realizar el saneamiento básico en el área rural”. Iván el guerrero cumple.

hoja de vida

Economista por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

MagÍster en Economía Ambiental y de los Recursos Naturales por la Universidad de Concepción, Chile.

Estudios en regulación tarifaria, mecanismos de subsidios y benchmarking del Programa de Teleformación de Aderasa.

Estudios en economía de la biodiversidad.