Tipo de cambio:

Compra: 3.375

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

La fiesta del fútbol será en Lima

“Estamos seguros de que nuestras autoridades y la afición estarán a la altura de este importante reto, y que el Estadio Monumental de Ate será el escenario de una verdadera fiesta deportiva [...]”.

10/11/2019


La decisión de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) de designar a Lima como sede de la final de la Copa Libertadores entre River Plate de Argentina y Flamengo de Brasil es, entre otros motivos, fruto de la estabilidad de nuestro país.

Es también resultado de la magnífica impresión que causaron los últimos eventos deportivos internacionales organizados por el Perú, como los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019, calificados como los más exitosos de la historia.

Con motivo de esos certámenes, nuestro país demostró su enorme capacidad organizativa. Además, la Conmebol consideró la sólida experiencia acumulada en la realización de este tipo de espectáculos futbolísticos. El Perú fue sede de la Copa América 2004 y de la Copa Mundial de la FIFA Sub-17 el 2005, torneo que volverá a albergar el próximo año.

Cambiar Santiago de Chile por Lima como sede de la final de la Libertadores debido a los lamentables sucesos en el país del sur es también un reconocimiento al clima de tranquilidad social que se vive en Lima, pese a los problemas que ocasiona ser una gran urbe.

Como se demostró en los Panamericanos 2019, el Perú tiene la suficiente capacidad hotelera, turística y de servicios logísticos para atender a las decenas de miles de aficionados al fútbol que vendrán principalmente de Argentina y Brasil. Por eso, el presidente Martín Vizcarra agradeció la confianza otorgada por la Conmebol al convertir nuevamente al Perú “en el centro del deporte del continente”.

Con la organización de la esperada final de fútbol, el país obtendrá muchas ventajas económicas y de imagen internacional. El presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Carlos Canales, estimó que el evento deportivo dejará ingresos de por lo menos 50 millones de soles. Se estima que cada turista gastará un promedio de 1,500 dólares en hoteles, restaurantes, transporte y entretenimiento.

Asimismo, la final del torneo de clubes más importante de América será una nueva ocasión para transmitir al mundo la imagen de una nación peruana ordenada, amable y acogedora, cualidades que podrían convertirla en sede de otras reuniones internacionales. También será una oportunidad única para promocionar nuestra rica cultura y nuestros valorados centros turísticos, no solo de Lima, sino también de otras ciudades del Perú.

El deporte nacional igualmente se beneficiará porque tendremos la suerte de presenciar un espectáculo futbolístico de altísimo nivel. Los limeños no presenciamos una final de Copa Libertadores desde 1997, cuando Sporting Cristal empató sin goles, en el Estadio Nacional, el partido de ida ante el Cruzeiro de Brasil.

Ahora que los reflectores internacionales se enfocarán nuevamente en nuestro país, tenemos el deber de garantizar que esta cita deportiva transcurra sin contratiempos antes, durante y después del partido.

Estamos seguros de que nuestras autoridades y la afición estarán a la altura de este reto, y que el Estadio Monumental de Ate será el escenario de una verdadera fiesta deportiva que recordaremos durante años.