Tipo de cambio:

Compra: 3.375

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

ANÁLISIS

Lüders se olvidó de lo central: el ser humano

12/11/2019


Ricardo Montero Reyes

Periodista

Rolf Lüders es ingeniero comercial por la Pontificia Universidad de Chile (PUC), y aun cuando tiene 84 años sigue en plena actividad: es profesor en la Universidad Católica, escribe una columna en el diario La Tercera, uno de los más influyentes en su país, y frecuentemente dicta conferencias sobre lo que define como el “milagro chileno”. 

Sin embargo, para el propósito analítico e informativo de este espacio, es importante señalar que Lüders es Ph. D. en Economía por la Universidad de Chicago, fue ministro de Hacienda y de Economía del gobierno de Augusto Pinochet y es considerado uno de los padres del modelo económico que rige en Chile.

En pocas palabras, Rolf Lüders S. es uno de los propulsores del neoliberalismo de Chile, de lo que se mantiene inmensamente orgulloso: “En Chile sí se cumplió lo que nuestros profesores de la Universidad de Chicago esperaban que ocurriese”, ha dicho, presuntuosamente, a la BBC.

Si revisamos sus influencias ideológicas, encontramos que su mentor fue Milton Friedman, el más ferviente propulsor de las teorías de libre mercado. La BBC recuerda que Lüders es el único chileno que tuvo de tutor al economista estadounidense en una tesis doctoral en la Universidad de Chicago, lo que le valió para integrar el grupo de economistas conocido como “Chicago boys”.

En 1973 tomó el poder Augusto Pinochet, y estos liberales iniciaron la transformación de la economía chilena. En aquella época, Chile tenía una inflación de 600%, escasez, bajos salarios y alto desempleo. A partir de 1975 comenzó la recuperación. Los “Chicago boys” acabaron con el control de precios, redujeron aranceles, incrementaron importaciones, liberaron el tipo de cambio, redujeron el gasto fiscal y los impuestos, privatizaron las empresas públicas y sacaron al Estado de la economía, salvo del cobre. La consecuencia fue el “milagro chileno”. Lüders y sus colegas llevaron a que Chile sea el país latinoamericano, y uno de los pocos en el mundo, que asumiera con mayor devoción las teorías neoliberales de Friedman.

Sin embargo, la perfección no existe. En 1982, cuando Lüders era ministro de Economía, el gobierno debió revisar el modelo y restablecer aranceles, subsidiar exportaciones no tradicionales, restablecer bandas de precios y permitir al banco central volver a tener influencia en las tasas de interés. Al asumir el cargo, Pinochet le pidió que hiciera lo mejor para Chile, y Lüders decidió salvar de la crisis al sistema financiero. Intervino los bancos y permitió al Banco Central asumir las deudas de estas entidades. En el mediano plazo, volvieron a ser rentables. En febrero de 1983, días después de anunciar la intervención, Lüders dejó el gobierno.

Lüders y los otros “Chicago boys” serán recordados como los propulsores del cambio de Chile, un cambio que olvidó lo central: el ser humano. La economía se centró en tres o cuatro grupos económicos, lo que acentuó el principal problema económico y social latinoamericano: la desigualdad.




*El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.