Tipo de cambio:

Compra: 3.376

Venta: 3.379


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 22

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ENFOQUES

Fintech en América Latina: adaptarse para triunfar

Pero, propició el nacimiento de emprendimientos locales listos para exportar

18/5/2019


Alan Rodríguez

Economista

El panorama del ecosistema fintech en América Latina está intrínsecamente marcado por las complejidades propias de los mercados financieros de la región. Una muestra de la amplia gama de desafíos únicos son la escaza bancarización, las altas tasas de interés, los sistemas de pago locales y la heterogeneidad de regulaciones. Esto repercute en el modelo de las fintech externas, que no son directamente aplicables a la región. Solo las fintech de origen local son las que están logrando capitalizar dicha oportunidad.

Una limitante para el desarrollo de la región es la falta de bancarización. Más de la mitad de la población no cuenta con acceso a los servicios bancarios y solo una parte tiene tarjeta de crédito. En respuesta a esta situación, diversas fintech lanzaron bancos digitales que permiten al usuario crear una cuenta móvil para realizar transferencias, pagos en línea y acceder a créditos. Un ejemplo reciente es la startup unicornio NuBank, que no cuenta con sucursales y se convirtió en la quinta mayor emisora de tarjetas de crédito en Brasil.

Producto del limitado acceso al crédito hay ineficiencia en la oferta de tasas para préstamos, lo cual brindó la oportunidad para el surgimiento de emprendimientos enfocados en la distribución eficiente del dinero como son Aktiva, Visor, Afluenta y PitchBull.

El fenómeno de la masificación de dispositivos móviles, el cual alcanza al 67% de la población latinoamericana, significa una ruta alterna frente a la escasez de tarjetas de crédito.

La nueva solución es el servicio de pagos digitales mediante smartphones, como Alipay, que prospera en China. En América Latina aún se mantienen sistemas de pagos únicos para cada país. Toda fintech que busque crear economías de escala en la región deberá adaptarse a las particularidades y recibir las autorizaciones respectivas para operar.

Durante el último año se gestó un punto de quiebre en cuanto a la evolución del ecosistema fintech. A raíz de los recientes acontecimientos, los grupos de inversión internacionales modificaron su opinión con respecto al potencial del mercado fintech en la región. Por ejemplo, Softbank anunció un fondo de inversión para el crecimiento de la tecnología en América Latina.

Los gobiernos locales deben apalancarse del momento para actualizar sus marcos regulatorios y gestar políticas públicas para impulsar la inversión. Se observa un especial foco de interés con las startups latinoamericanas que lograron el éxito donde originalmente no había un mercado establecido y son proclives a replicarse.

Podemos resumir que es el contexto de la región de América Latina lo que no permitió la importación de modelos de negocios extranjeros, pero a su vez propició el nacimiento de emprendimientos fintech locales listos para exportar.