Tipo de cambio:

Compra: 3.367

Venta: 3.372


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 19

de noviembre de 2019

AGENDA LABORAL

El TDAH en el trabajo

4/6/2019


César Puntriano Rosas

Abogado laboralista

Ayer entró en vigencia la Ley N° 30956, ley de protección de las personas con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), estableciéndose que el Ministerio de Salud (Minsa), en coordinación con sectores vinculados y los gobiernos regionales y locales, elaborará, dentro de 12 meses, el Plan Nacional para las Personas con TDAH. Este plan debe incluir servicios de diagnóstico precoz, atención y tratamiento, orientación a familiares, inclusión social. Además, el Ministerio de Educación deberá elaborar un programa de formación continua para todos los niveles educativos sobre la intervención pedagógica en el aula.

La ley declara al 13 de julio de cada año como el Día Nacional de Sensibilización sobre el TDAH.

Algunos de los obstáculos con los que se enfrentan las personas con TDAH en el aspecto laboral son la impulsividad (asumen compromisos y luego no los cumplen, cambian de trabajo con frecuencia, pasan de un proyecto a otro), hiperactividad, falta de atención (alta distracción, en particular en ambientes de trabajo con demasiado ruido), desorden, dificultades para administrar el tiempo, problemas de memoria, entre otros. No todas las personas se enfrentan a los mismos inconvenientes. Para minimizar el impacto, las personas con TDAH suelen organizar mejor sus lugares de trabajo, llevar tareas a casa, ubicar su escritorio lejos del ruido en las oficinas.

No existe una labor específica para las personas con TDAH, pues se puede tener éxito en cualquier ocupación, siempre y cuando puedan manejar los efectos del TDAH y no lo consideren debilidad.

Carecemos de una norma específica que regule las facilidades que el empleador debe dar a aquellos trabajadores con TDAH, partiendo además de que será el colaborador quien voluntariamente informará de su estado de salud al empleador. Tampoco creemos que sea necesario. Sin embargo, si el empleador conoce este trastorno, será fundamental que garantice un ambiente de trabajo adecuado al colaborador, en aplicación de la normativa sobre seguridad y salud en el trabajo.

Queda vedada la discriminación hacia un trabajador que padece TDAH, siendo sancionable cualquier actitud en este sentido, tal como la no contratación o el despido. El empleador, basado en el artículo 56 de la Ley N° 29783, Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, deberá evitar en la medida de lo posible exponer al trabajador a riesgos que agraven su condición, procurando que el trabajo se desarrolle en un ambiente seguro y saludable, y que las condiciones de trabajo sean compatibles con su bienestar y dignidad, ofreciendo posibilidades reales para el logro de los objetivos personales de los trabajadores.