Tipo de cambio:

Compra: 3.375

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

LENGUA Y CULTURA

El quechua, una familia lingüística andina

¿Le queda al quechua unos 30 años de vida, tal como pronostica Unesco? Lo hablan 10 millones de personas de seis países. ¿Gana o pierde cuando toma prestadas palabras de otras lenguas?

15/11/2019


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Transnacional, el quechua lo hablan diez millones en la América morena. Además del Perú y Bolivia, lo hablan los ingas de Colombia. En Ecuador le llaman kichwa. Y hay grupos significativos en el norte de Argentina y de Chile.

Pero no se trata de un único idioma, sino de una “familia lingüística”. Es decir que palabras, estructuras, pronunciaciones, terminaciones, difieren de una región a otra, de un país a otro. Y no dejan de ser quechua.

Hace cinco años, Unesco incluyó al quechua y al aimara entre los 2,500 idiomas en peligro de desaparecer. Ante ello, sugería urgentes políticas lingüísticas favorables a esas lenguas.

La doctora Carmen Escalante dice que cada día más estudiosos se interesan en esta familia idiomática: se estudia en 14 universidades de Estados Unidos; y hay cátedras en Alemania, Francia, Escocia y España.

Para el doctor Bruce Mannheim, profesor de Antropología de la Universidad de Michigan, ser una familia lingüística pone al quechua “al nivel de las lenguas románicas europeas”: en el Viejo Mundo español, catalán, francés, portugués e italiano integran una familia lingüística.

Menos quechuahablantes

De acuerdo con el Censo Nacional del 2017, solo 3 millones 735,682 personas (13.9% de los peruanos) declararon que fue el quechua la lengua con la que aprendieron a hablar en su niñez.

Odi Gonzales Jiménez, catedrático de la universidad de Nueva York, “pensaba que, por el contrario, en el siglo XXI menos personas tendrían miedo de asumirse como quechuahablantes”.

Asegura que en el Valle Sagrado (Cusco), el porcentaje de niños monolingües-quechua se ha reducido. Prefieren aprender el castellano o el inglés para empezar a trabajar tempranamente al servicio de los turistas extranjeros.

Democracia de lenguas

La escritura de una sola palabra en quechua puede generar airosos debates, ya que se utiliza los grafemas del abecedario castellano.

El Ministerio de Educación ha tomado en cuenta hasta tres variantes del quechua para su mejor entendimiento entre los escolares de educación intercultural bilingüe.

Algunas voces opinan que solo debería enseñarse el quechua del Cusco en detrimento del quechua chanca o allende.

“Todos los idiomas del mundo son iguales. No se puede menospreciar uno u otro. En el caso del quechua, no se puede decir que la variedad de una región sea mejor que la de otra”, advierte la doctora Escalante.

Recuerda Mannhaim que el Estado boliviano apostó por un tipo de quechua, pero la población lo rechazó. Lo mismo en Ecuador, donde se intentó llevar el kichwa andino a las zonas selváticas. “No podemos imponer la unificación desde arriba. Si se da, debe darse desde abajo”, opina.

Sustentación de tesis

Escalante Gutiérrez fue la primera mujer que sustentó una tesis de doctorado en quechua en la universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, España.



El 15 de octubre, Roxana Quispe Collantes sustentó la primera tesis de doctorado de Literatura Peruana y Latinoamericana en quechua en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, tras siete años de trabajo.

Odi Gonzales saluda que una universidad pública peruana como San Marcos haya aceptado la sustentación de una tesis doctoral en el segundo idioma más hablado del Perú.



Le pareció que el nivel oral del quechua de la candidata era “bastante bueno”. En cambio, cree que más que sustentación hubo solo “una exposición”, ya que solo uno de los jurados hablaba quechua.

Sobre todo, le incomodó la subordinación del quechua a la sintaxis del español tanto en el título del trabajo como en algunas partes de capítulos que vio. “Pienso que San Marcos será más rigurosa en los próximos trabajos en quechua”.

Prestarse términos

Por su parte, la doctora Escalante recuerda que cuando ella misma sustentó debió echar mano al castellano, “con terminación quechua”, cuando se trataba de palabras conceptuales que no podía traducir a su idioma materno.

“En muchos idiomas, la parte técnica o académica está en otros idiomas. Los hebreos utilizan palabras en inglés o alemán; o los franceses, que adoptan términos del inglés y alemán”, opina.

Esta interrelación de lenguas es muy antigua también en América. Sucede con los pueblos amazónicos que utilizan palabras del quechua. O el mapudungún –de los mapuches, de Chile–, que incluye palabras quechuas relacionadas a elementos técnicos o rituales.



¿Y podría desaparecer el quechua en 30 años, tal como pronostica Unesco? Mannheim recuerda que Unesco solo utiliza los resultados del censo. “Se debe corroborar esa información entrevistando a los miembros de las comunidades sobre su experiencias lingüísticas”.

De opinión similar es Odi Gonzales. “La pérdida de una lengua es un fenómeno muy complejo, donde la estadística es solo un referente. Con la posible desaparición de un idioma hay una pérdida de hablantes”. Destaca el uso de las nuevas tecnologías para revitalizar una familia lingüística tan colosal como el quechua.

Noticias en formato quechua

En la zona de Archidona-Tena (Ecuador), la exitosa radio comunitaria kichwa transmite por internet al mundo. La antropóloga Georgia Ennis observó que los y las locutoras armaban el noticiero conservando la forma “tradicional” de cómo narraban los acontecimientos en su vida diaria. 



“Estoy contento de una experiencia como el noticiero en quechua de TVPerú, Ñuqanchik. Pero su formato es de nuestros noticieros occidentales. Creo que llegaría con mayor facilidad si sigue los usos y formatos de los hablantes del quechua. 

Allá, el locutor nunca da las noticias frente a frente, sino son dos o más personas y ninguno tiene autoridad absoluta”, dice Bruce Mannheim.

“En el caso del quechua, no se puede decir que la variedad de una región sea mejor que la de otra”.