Tipo de cambio:

Compra: 3.375

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

El Perú promueve la democracia

“[...] el Perú reafirmó que continuará liderando los esfuerzos del Grupo de Lima con el objetivo de que el gobierno dictatorial de Nicolás Maduro convoque a elecciones libres y justas [...].

2/11/2019


El canciller Gustavo Meza-Cuadra visitó esta semana Bruselas para reafirmar el liderazgo de la política exterior peruana  respecto a la crisis venezolana e invitar a una misión de observadores de la Unión Europea (UE) para que verifiquen las condiciones en que se desarrollarán  las elecciones legislativas del 26 enero. 

El ministro asistió también a la Conferencia Internacional de Solidaridad sobre la Crisis de Refugiados y Migrantes de Venezuela y a reuniones con parlamentarios europeos.

En estos foros, el Perú ratificó que continuará liderando los esfuerzos del Grupo de Lima con el objetivo de que el gobierno dictatorial de Nicolás Maduro convoque a elecciones libres y justas con la presencia de observadores internacionales. En varias oportunidades, la diplomacia peruana reiteró que su presión será por medios diplomáticos y que rechaza cualquier intento de intervención militar.

La reactivación con nuevas ideas e iniciativas del bloque comenzará el 7 de noviembre en una nueva reunión. Una de las medidas que se discutirán es la articulación de esfuerzos con el Grupo de Contacto Internacional, que lo integran los países de la Unión Europea junto con Uruguay, Ecuador, Bolivia y Costa Rica.

Las principales potencias del Viejo Continente, excepto Italia, también reconocen a Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela.

En una reunión en las Naciones Unidas en junio, ambos grupos ya habían coordinado el trabajo conjunto, que a partir de ahora, se espera, será más estrecho para apoyar el retorno de la democracia.

En los encuentros diplomáticos en Bruselas, el Perú también reafirmó su política de brazos abiertos al migrante venezolano que cumpla con las leyes del país.

De los 4.3 millones de venezolanos que han huido del caos económico y el hambre de la dictadura de Maduro, 865,000 residen en territorio nacional, según la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

El canciller Meza-Cuadra abogó por una política de plena integración de los migrantes venezolanos en las naciones de acogida y sostuvo que ello puede, a largo plazo, volver “sostenible” la gestión de la crisis de refugiados.

La meta es que tengan la oportunidad de desplegar sus talentos y conocimientos en el país que los recibe, dispongan de los servicios básicos y paguen impuestos.

El ministro asegura que el 95% de los migrantes venezolanos en el Perú han afirmado que no tienen intención de regresar a su nación. Aun si hay un cambio de régimen, ellos van a quedarse un largo tiempo, si no indefinidamente.

Esto crea un problema, ya que los servicios públicos se han saturado y el Perú tiene, pese a sus buenas intenciones, recursos limitados para enfrentar el proceso de integración de los venezolanos.

La ONU calculó que se requerirán 1,350 millones de dólares para atender a los 4.3 millones de venezolanos. El Perú hizo un llamado a los países europeos para que ayuden con un fondo de 550 millones con el fin de brindar educación y salud, principalmente, a los niños de padres migrantes.

Otra vez más, el Perú confirmó en Bruselas que es un país que lidera la promoción y defensa de los valores de la democracia representativa en el ámbito internacional.