Tipo de cambio:

Compra: 3.375

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

ENTREVISTAS

Dialogando con la ciencia

Omar Flórez y Aracely Quispe son dos científicos peruanos radicadosen Estados Unidos. Opinan sobre lo qué se necesita para dinamizar la ciencia y la educación en el país, y empoderar a las mujeres en estos campos. Participaron en el Hay Festival Arequipa 2019, que terminó ayer.

11/11/2019


El hombre que de niño quería crear robots y ser astronauta, hoy es gerente sénior de investigación de Capital One, empresa tecnológica californiana. Colabora con proyectos de investigación en el Perú compartiendo el conocimiento en Inteligencia Artificial (IA) que ha adquirido.

El doctor Omar U. Flórez trabaja con matemáticas, estadística e IA para mejorar el diálogo entre máquina y hombre, o “IA conversacional”, como los chatbots.

Estudió ingeniería de sistemas en Arequipa. Después se enfocó en los softwares. Su tesis de doctorado fue sobre las probabilidades que hay de detectar accidentes de tránsito en autopistas, gracias a la IA. ¿Se puede utilizar ese tipo de tecnología en las urbes del Perú?



“En el Perú podría ayudar –responde–, pero necesitamos cultura, también datos, cámaras y procesamiento en tiempo real, que es muy costoso. El sistema es un subproducto del comportamiento de la gente”.

–¿El tema étnico está presente en estos ambientes de investigación de IA?

–Sí y estará por los siguientes años. De ahí que las empresas tecnológicas nos otorguen fondos para fomentar la diversidad por medio de la organización que hemos creado, LatinxinAI (www.latinxinai.org), que genera oportunidades para científicos latinoamericanos interesados en IA. Porque cuando uno estudia un doctorado de ciencia o IA en EE. UU. ve pocas mujeres y latinos, la mayoría son de China o India.

–¿Qué falta en el Perú para dinamizar más el desarrollo de la tecnología y la ciencia?

–Se necesitan tres cosas: Estado, empresas y estudiantes. Que el Estado invierta en investigación, sabiendo que los resultados se verán en 10 o 15 años. Que se repatríen científicos. Que las empresas inviertan en educación y contraten gente con talento. Y que los estudiantes sepan que no compiten con las universidades locales, sino globalmente.

Compromiso social

Flórez continúa siendo el joven que cuando estudiaba en la Universidad Nacional San Agustín buscó desarrollar sillas de ruedas que se activen por voz, para facilitar la vida a los ancianos. “La motivación es la misma, ayudar al prójimo con ciencia”.

Recuerda que la tecnología que usó su equipo para que el físico Stephen Hawkings se comunicara mejor es accesible, mediante una página de código abierto.

“El problema es que se necesita un ingeniero porque la enfermedad es degenerativa y difiere en cada persona. Me encantaría que las universidades del Perú mejoren este sistema y lo pongan disponible para cualquier persona”.

–¿La ética es uno de los temas fundamentales hoy para el desarrollo de la IA?

–Es tema fundamental, como la seguridad y la privacidad.

Hay sesgos de raza, de género, si lo dejamos reproducir en las máquinas, no habríamos aprendido mucho. Coincido con el físico cuántico José Ignacio Latorre en que la ética es diferente por cada país y los códigos involucrados son, quizá, distintos. Eso refuerza la necesidad del talento local y que la ética de las IA sea vista por talentos peruanos. Porque el mundo será muy diferente en 20 años.

Aracely, mujer sin miedo

En la Administración Aeroespacial Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA), Aracely Quispe Neira trabajó durante seis años en el proyecto del orbitador de reconocimiento lunar o LRO, el proyecto que traza un Atlas con todos los recursos lunares por medio de una sonda que orbita la luna las 24 horas al día. Ella fue líder en vuelo de operaciones de la nave.

Con esa experiencia, ingresó al programa del telescopio espacial James Webb, en el que han colaborado 17 países y más de 3,000 científicos. Será lanzado en el 2021. Aracely trabaja en el equipo que realiza las pruebas de prelanzamiento. “Estoy muy orgullosa de ser la primera peruana que hará historia en un evento tan importante para el mundo”, dice.

Hace una década también es conferencista internacional y tiene su propia marca, “Aracely Quispe Neira, una historia que inspira”. Además es expositora oficial dela NASA y del Departamento de Estado de EE. UU. Difunde la ciencia y la tecnología, y busca romper con el paradigma, la inercia del “no puedo”.



Motiva con su historia, la de una niña que crece en el centro poblado de Morropón, Lambayeque, sin electricidad. Que estudió en colegios nacionales. Que cuando llegó a Estados Unidos le fue muy difícil aprender el idioma. Y que logró la residencia norteamericana gracias a sus “extraordinarias habilidades” en el deporte (es karateca profesional) y sus trabajos académicos.

–¿Qué tema debería hacer el país con miras al Bicentenario de la Independencia?

–El Perú debería priorizar la educación porque tiene mucho talento. Hay avances, pero en crecimiento de tecnología e investigación necesitamos apoyar más.

Estamos en el siglo XXI, pero la falta de servicios básicos aún se mantienen para millones.

Todavía existen carencias en América Latina. Lo rescatable es que, por intermedio de la ciencia y la exploración, hemos avanzado. Por ejemplo, en el desarrollo del sistema de comunicación, que se inició con la exploración espacial.

–¿La presencia de la mujer científica del tercer mundo en la NASA es pequeña?

-Somos una minoría de mujeres inmigrantes. He demostrado que tengo la capacidad para realizar este trabajo, que requiere de un nivel de conocimiento amplio. Tengo cinco grados académicos y el próximo año me gradúo como doctora en Ciencias. La NASA valora mucho tu potencial como científico y tu educación. (José Vadillo Vila)



Hay Festival Arequipa creció 10%

Los cuatro días de la quinta edición del Hay Festival Arequipa concluyeron ayer. Este año, el festival de las ciencias creció alrededor del 10% en número de asistentes con respecto a la edición 2018 (que sumó 27,500 asistentes), dijo Cristina Fuentes La Roche, directora del Hay Festival Internacional. Este crecimiento se mide en los aforos llenos de todas las actividades educativas y culturales programadas para el festival y el crecimiento de las actividades culturales específicas para el público infantil y estudiantil: Hay Festivalito y Hay Joven. Además, este año también los autores conversaron con los reos de los establecimientos penales de hombres y mujeres.