Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Competencia en la aviación comercial

14/10/2019


Víctor Podestá

Ccoordinador de la carrera de Aviación Comercial del Instituto Columbia

La aviación comercial es una industria que no se detiene. En la última década, fuimos testigos de sus avances y crecimiento en todas las regiones del mundo. De acuerdo con la Asociación de Aviación Civil Internacional (IATA), en el 2018, las aerolíneas efectuaron 284 millones de operaciones, las cuales llegaron a transportar a 4,400 millones de pasajeros, cifra que la convierte en una industria altamente dinámica.

Si hacemos una comparación con las décadas de 1980 y 1990, esta figura sería un tanto difícil de concebir, pero el gran empuje de las aerolíneas low cost dinamizó el mercado a tal magnitud que hizo posible el incremento de tráfico de pasajeros a escala nacional e internacional.

Hoy en día, el 23% de los pasajeros transportados elige sus vuelos en una aerolínea de este tipo, lo cual se debe principalmente a que ofrecen tarifas hasta un 50% más económicas que las de un operador tradicional.

El caso que más resalta es el de Ryanair, aerolínea irlandesa que hoy lidera el mercado europeo y que transportó a más de 157 millones de pasajeros en el 2017. Según datos de la Comunidad Europea, Ryanair transportó más de 170 millones de pasajeros el año pasado, aumentando considerablemente su participación en el mercado y dejando en segundo lugar a Lufthansa, la cual transportó poco más de 155 millones de pasajeros.

El mercado peruano no es ajeno a estas tendencias globales y desde el 2017 vive la experiencia de “bajo costo”.

La llegada de Viva Air permitió que los peruanos experimenten con el modelo de negocio que revoluciona la industria y que, desde su llegada, originó una reducción de hasta 50% en las tarifas de aquellas rutas en las que inició operaciones, llevando a una modernización y reordenamiento del mercado.

Latam, el mayor operador nacional, se vio en la necesidad de adaptar

sus productos para competir con Viva Air y así mantener fieles a sus clientes locales. Otras aerolíneas se vieron obligadas a reducir sus operaciones locales, como es el caso de Avianca; o cerraron sus operaciones, como LC Perú.