Tipo de cambio:

Compra: 3.546

Venta: 3.550


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 5

de agosto de 2020

REFLEXIONES

Cómo combatir el edadismo

Debemos comprometernos a lograr que los adultos mayores formen parte activa de nuestras vidas.

7/12/2019


José Luis Vargas Sifuentes

Periodista

Está presente en la publicidad de productos para “combatir el envejecimiento” o en las bromas sobre la muerte de los mayores como solución a la crisis de salud.

En algunos Estados de la Unión Europea, a los mayores de 70 se les niega el derecho a alquilar un coche, independientemente de su capacidad para conducir. Las personas con discapacidad tienen acceso a servicios hasta los 60 o 65 años, y algunas leyes las excluyen del acceso a tratamientos quirúrgicos punteros o a beneficiarse de la formación laboral. En el mercado laboral, un desempleado de 55 años es muy probable que no vuelva a tener empleo.

El edadismo es uno, si no el principal, de los problemas de la actualidad, en un mundo egoísta y despiadadamente competitivo, donde el respeto a la vida y los derechos de los demás pasa a segundo plano. La atención se concentra en la eficiencia e imaginación de los jóvenes, y excluye de los “circuitos productivos” y de las relaciones sociales a los de la tercera edad.

A esos hombres que nos dieron vida y contribuyeron a forjar la sociedad en que vivimos, los alejamos poco a poco de nuestro ambiente social y familiar, los situamos al margen de la comunidad y de las actividades cívicas, y condenamos al abandono, la soledad y el aislamiento.

Esa falta de relaciones humanas, de contactos interpersonales y sociales, de estímulos, informaciones e instrumentos culturales, los hace olvidar su pertenencia a la comunidad, y encerrarse en sí mismos, con el consiguiente proceso de autodegradación física y mental.

Esa situación se agrava al verse impedidos de cambiar su situación e imposibilitados de participar en la toma de decisiones que les concierne como personas y como ciudadanos.

Gerontólogos, sociólogos, psicoterapeutas y los dedicados al estudio de la ancianidad sostienen que algunos asumen su vejez como un proceso natural de nuestra existencia y lo hacen con serenidad y dignidad.

Para otra mayoría de marginados, la vejez se convierte en un trauma. Para ellos, el paso de los años los lleva a adoptar actitudes que van de la resignación pasiva a la rebelión y el rechazo, como productos de la desesperación, o como expresión de algún mecanismo de defensa.

Mucho es lo que podemos y debemos hacer para superar las deficiencias, o ausencias, de la legislación oficial respecto a este asunto; para suplir las carencias o insuficiencias de las organizaciones sociales, y, sobre todo, revertir las incomprensiones de la sociedad.

Debemos comprometernos a lograr que los adultos mayores formen parte activa de nuestras vidas y sean sujetos activos de ese período de la existencia humana al cual gran parte de nosotros también llegaremos, o aspiramos a llegar. No hay que detenernos en la búsqueda de formas y métodos nuevos cuya meta sea mejorar las necesidades y expectativas materiales y espirituales de los adultos mayores, y elaborar proyectos en defensa de ese período de la vida, de su significado y su destino; que los estimule a dar sus aportes personales, y ayude a lograr los beneficios que les corresponden por su participación activa en la vida de la comunidad.

Modificar, hasta superar, la imagen negativa que se tiene de nuestros viejitos es una tarea cultural y educativa que debe emprenderse desde el seno de la familia y en la escuela. Cada niño debiera aprender, juntamente con las primeras letras, el respeto a las canas y el amor a nuestros abuelos, educándolos en la convicción de la necesidad que tenemos unos de otros.

Es nuestra responsabilidad ayudarlos a que capten el sentido de su edad, a apreciar sus propios recursos y posibilidades y superar su tentación al rechazo, al autoaislamiento, a resignarse a sentirse inútiles y a la desesperación.

Construir una “sociedad para todas las edades”, anhelo de la ONU, solo se logrará si se tiene como base el respeto a la vida en todas sus fases; aceptando la presencia de los adultos mayores como un don, una riqueza humana y espiritual nueva, un signo de nuestro tiempo que, si se comprende en toda su plenitud, puede ayudarnos a recuperar el sentido de la vida, que va más allá de los significados que le atribuyen ciertos gobiernos y organizaciones, el Estado, el mercado y la mentalidad dominantes.

Es necesario, pues, poner manos a la obra. Ahora.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.