Tipo de cambio:

Compra: 3.375

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

Atento a la depresión

De no ser tratada, se agrava y puede conducir al suicidio

17/9/2019


El cambio repentino de ánimo, seguido de cuadros de tristeza, irritabilidad profunda y aislamiento son signos de que se puede desencadenar un posible suicidio; por lo que se debe estar muy alerta para prevenir desenlaces en el entorno familiar o amical.

“Es importante reconocer e identificar a las personas vulnerables, por cuanto los suicidios son prevenibles. Si bien hay un vínculo entre el suicidio y los trastornos mentales, como la depresión y el consumo de alcohol, los desenlaces fatales se producen de manera impulsiva en momentos de crisis donde disminuye la capacidad para afrontar las tensiones de la vida”, explica el doctor Luis Mena Saldaña, médico psiquiatra del hospital Alberto Sabogal.

El especialista sostiene que se debe estar muy atento si la persona cae en una tristeza o irritabilidad profunda, si es muy pesimista, si piensa que es una carga para los demás, si no come, no duerme, si piensa que no hay razón para vivir o si se aleja de sus amigos o tiene antecedentes de familiares suicidas, son signos de alarma de un posible suicidio.

“Si alguno de nuestros seres queridos ha sufrido la pérdida de algún familiar, pasa por problemas financieros, jurídicos, rupturas de relaciones o enfermedades crónicas, es necesario que les brindemos soporte emocional y estemos alertas de posibles conductas suicidas”, anota el especialista.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el Perú de cada veinte personas con episodio de depresión, una intenta suicidarse y de cada veinte intentos, uno llega a consumarse, por lo que se considera al suicidio un grave problema de salud pública.

incluso el invierno puede ocasionar depresión estacional, pero no supera los quince días.