Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 7

de abril de 2020

PUNTO DE VISTA

Y un día despertó

24/2/2020


Jose Luis Jaramillo

Editor de Economía de la Agencia de Noticias Andina

El 2019 fue un buen año para el Perú. Ha sido un año de consolidación de nuestra visión exportadora, sobre todo de los productos no tradicionales que registraron un nuevo hito histórico al sumar 13,791 millones de dólares, reflejando un crecimiento de 4.1% y representando el 30% del total de nuestros envíos. 

El Perú ha despertado. Las regiones del país han marcado la pauta en un momento crucial para darnos cuenta de que tenemos un gran potencial exportador y que podemos efectuar operaciones más allá de las extractivas.

El momento es ideal, pues nos permite diversificar nuestras exportaciones en un periodo de turbulencia por la guerra comercial y en el cual el proteccionismo surge en algunos países desarrollados como respuesta al avance de los emergentes.

No sabemos si el coronavirus dará paso a una recesión global, como anticipa The Economist en su portada del 2020, pero los acuerdos comerciales que tenemos y la diversificación de nuestra cartera de países de destino, reducen el riesgo de contagio para nuestro país.

Este es el camino y tenemos que impulsar otras alternativas en las cuales tenemos potencial, como el forestal, acuícola y turismo, manifestó el presidente de la República, Martín Vizcarra.

La economía peruana creció 2.16% el año pasado y marcó un nuevo récord tras acumular 21 años de expansión continua. El crecimiento de la economía peruana en lo que va del nuevo milenio ha tenido como uno de sus soportes al consumo privado, el cual se incrementó 3% en el 2019 y sumó 20 años de expansión.

La inversión privada no se queda atrás y, tras registrar un crecimiento de 4% en el 2019, ha acumulado tres años consecutivos de expansión, según información del BCR. De esta manera, la demanda interna acumuló diez años de crecimiento luego de expandirse 2.3% en el 2019.

Definitivamente fueron logros exitosos en un contexto internacional contractivo, en el cual algunos países se declararon oficialmente en recesión y otros están en camino a estar en esa situación.

Hace unos días escuché a un economista que le preocupaba la reducción del PBI potencial del Perú a niveles de 3.5% y que de continuar esta tendencia el país podía caer en la trampa del ingreso medio.

El problema es que el crecimiento potencial no es una variable observable y su estimación requiere modelos sujetos a diversas hipótesis, las cuales son difíciles de simplificar cuando atravesamos cambios estructurales por la adopción de nueva tecnología.

La transición es normalmente lenta y suele conllevar un descenso del crecimiento potencial por un menor aprovechamiento de los recursos económicos. Es más, la OCDE estima que las crisis financieras reducen el crecimiento potencial en al menos 1.5 puntos. Así que a seguir empujando el coche que al medio hay sitio, como dice Rolando Arellano en su libro.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.