Tipo de cambio:

Compra: 3.247

Venta: 3.251


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 24

de febrero de 2018

ELIZABETH GUZMÁN LIDERA A LA COMUNIDAD HISPANA EN EE.UU.

“Trabajemos juntos para defender nuestros derechos”

Llegó a Estados Unidos con una maleta llena de ilusiones. Con trabajo y estudio, ella obtuvo tres grados académicos y una gran conexión con la comunidad hispana hasta convertirse en delegada del Partido Demócrata por Virginia. Fue elegida para contestar el discurso antiinmigrante de Donald Trump.

13/2/2018


Fabián Vallas T.

fvallas@editoraperu.com.pe

¿Qué te impulsó a participar en política en Estados Unidos?

–La falta de representación latina, sobre todo a nivel local y estatal. Y, en segundo lugar, la política discriminadora contra los hispanos. Por eso, tenía que pensar en mis hijos, y en todos los niños que desean desarrollarse en un espacio, donde no tengan vergüenza por el apellido que tienen.

¿Cuál fue tu reacción cuando te eligieron para contestar el mensaje de Trump sobre el Estado de la Unión?

–Estaba muy orgullosa y me sentía privilegiada porque representaría a los latinos. Ser elegida entre una gran cantidad de conferencistas en Washington es un gran privilegio. Además, me dio gusto el reconocimiento al trabajo que realicé para ser elegida.

¿Qué repercusiones ha tenido tu mensaje ante la comunidad latina?

–He tenido una buena respuesta. Después de escucharme, ellos se sienten alentados para participar en el proceso político y que podemos hacernos respetar con nuestra presencia.

¿Qué le diría a esa comunidad latina que se siente preocupada por las políticas antiinmigrantes de Trump?

–Un inmigrante legal, como yo ha vivido en carne propia esas políticas de discriminación. Nosotros luchamos para que el ciudadano latino no se asuste porque ni la policía, ni los oficiales de inmigración pueden determinar tu estatus legal con solo mirarte. Mi mensaje para ellos es que tengan paciencia, que esto pasará. Pero también deseo invitarlo para que trabajemos con nuestra comunidad.

¿Aceptarán los demócratas la propuesta de Trump de abrir un camino para la ciudadanía de los “soñadores” por dinero para el muro fronterizo?

–Hace poco, el presidente Trump mandó un tuit en el cual amenazaba que si no se aprobaba el muro, el Gobierno se iba a cerrar otra vez. Esta es una actitud aniñada. No estamos de acuerdo con la propuesta de legalizar a los “soñadores” a cambio de modificar toda la reforma migratoria. Yo, como ciudadana estadounidense, puedo traer a mis padres, pero podría perder este derecho si se aprueba la iniciativa de la Casa Blanca. ¿Qué pasará con los jóvenes “soñadores”, si no podrán traer a sus padres? Espero que el Congreso de Washington pueda abrir un camino a la ciudadanía a ellos.

¿Qué podrían hacer los gobiernos de los países latinoamericanos para apoyar a sus ciudadanos que se encuentran en esta situación de ilegalidad?

–Creo que primero que América Latina debe estar informado acerca del panorama político estadounidense para identificar todo mensaje distorsionado. Por ejemplo, el domingo tuve una entrevista con un canal mexicano y un analista republicano decía “Trump siempre se refiere con respeto a los mexicanos y que aprecia mucho las relaciones con México”, argumento que sabemos que es una tremenda mentira.

La comunidad latina en Estados Unidos participa menos en política en promedio nacional que otros grupos. ¿Cómo explicas este fenómeno?

–En las últimas elecciones de noviembre en Virginia en la Casa de Delegados pudimos encontrar dos explicaciones. En primer lugar, en Virginia viven muchos latinos que son de la primera o segunda generación de inmigrantes. La mayoría de ellos tienen dos o tres trabajos y no estaban informados que las elecciones eran el fin de semana y que podían ejercer su derecho democráticos días antes. Ellos temían que si faltaban, sus empleadores le iban a descontar, y por su condición económica, ellos no podían enfrentar una situación de esta naturaleza. La segunda razón es que el Partido Demócrata no hizo el trabajo de invertir tiempo y dedicación en la comunidad hispana. O sea, era un voto olvidado.

Ellos pensaban que siempre iban a votar por los demócratas…

No. Simplemente los demócratas creían que los latinos no votaban. Nosotros venimos de países en que el voto es obligatorio. Por eso, cuando yo hablaba con los hispanos me decían que no sabían que había elecciones estatales en Virginia y que se realizaban cada año en la Casa de Delegados. Solo conocían las elecciones nacionales.

Al analizar la campaña, noté que no se habían invertido en publicidad en las radios latinas y cuando yo presento mis plataformas de propuestas, ellos comienzan a movilizarse.

Además de mejores servicios, ¿qué buscan los latinos en Estados Unidos?

–De acuerdo a los empresarios, le preocupaba el sueldo mínimo. Aquí, en Virginia, es de 7.50 dólares. Cuando le preguntaba cuánto le paga a sus empleados, me decían 10 dólares. Entonces, yo les decía que ustedes no serán afectados como otras grandes empresas que solo le paga 7.25 dólares la hora a sus empleados. Otro problema es la calidad del transporte público.

-¿La agresiva política de Trump ha impulsado la movilización de los latinos?

–Sí, pero se debe acercar a ellos para informarles que tienen el derecho de votar cada año por sus candidatos.

Los retos actuales

Desde la campaña electoral, Donald Trump asumió una posición antiinmigrante y con los deseos de demoler los programas de salud pública creados por su antecesor, Barack Obama, para privatizarlos. 

Así, en su primer año de gobierno, Donald Trump ha decidido finalizar el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) que protege a más de 750,000 jóvenes indocumentados de la deportación, los llamados dreamers, de los cuales el 78% nació en México.

Pero, ante el poco entusiasmo de los demócratas para dar luz verde al presupuesto que finacie el levantamiento de un muro de 3,185 kilómetros en la frontera con México, el presidente Trump no vacila en criminalizar a los inmigrantes ilegales y culpar a los demócratas por la no aprobación del DACA.

El mandatario estadounidense busca una permuta: que para que los jóvenes del DACA logren la ciudadanía estadounidense, los demócratas deben dar su respaldo al presupuesto para que se inicie la construcción del muro fronterizo.