Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

DE CAZUELA

Snuff selfie

Desde la digitalidad híbrida y fragmentaria, que comparte imágenes en movimiento por el ciberespacio y transmite horror insólito convertido en cotidianidad, Autorretrato de Siria, filme inaugural del Festival Transcinema, me hizo evocar un perro andaluz de Luis Buñuel y Salvador Dalí, hecho con pureza de celuloide y semimudez, provocación onírica y actuación alegórica. Como si en el desgarro siriaco, Wiam Bedirxan y Ossama Mohammed reinterpretaran el corte ocular que simuló Buñuel para herirnos la vista y así agudizar y revitalizar ese sentido hoy hipertrofiado.

7/12/2015


Gabriel Quispe Medina Periodista

La guerra civil de Siria, que ahora ya lleva cinco años y ha colapsado al país y trascendido sus fronteras, suele ser expuesta verbalmente por expertos internacionalistas en medios masivos, pero no es precisamente pródigo en narraciones audiovisuales.

Sin mayor explicación de las causas del conflicto, Autorretrato de Siria asume llenar ese vacío, con sucesión de videos “imperfectos”, de resolución baja, cámara desfalleciente y encuadre inestable y muchas veces estrellado en planos adheridos al lente, que muestran los escombros de la sociedad siria, pero, sobre todo, en el fondo de la humanidad. 

Además de crónica descarnada de la especie humana, también es vibrante alegato audiovisual, cuyo registro, perteneciente a Bedirxan, habitantes de Siria y algunos victimarios incluso, que Mohammed acopia y ordena narrativamente en París, en gran parte no cumple con estándares “profesionales” de nitidez de imagen.

 Queda perfecto, como testimonio de una decisión política, deconstruyendo soberanamente la barbarie con cámara en mano y mucho corazón.




FICHA TÉCNICA

Autorretrato de Siria

Nombre original: Ma’a al–Fidda. Siria–Francia, 2014. 92 minutos. Dirección, guion, edición, fotografía: Wiam Bedirxan, en su debut, y Ossama Mohammed, veterano realizador. Mejor película en el festival documentalista de Yamagata (Japón, 2015) y mejor documental en Festival de Londres (2014).