Tipo de cambio:

Compra: 3.266

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 23

de junio de 2018

ENFOQUE LABORAL

Remuneraciones por tiempo de servicios - Parte final

Las bonificaciones por tiempo de servicios comparten con el beneficio conocido como quinquenio, la característica de otorgarse en función al lapso de labores efectuado para el empleador. Sin embargo, la periodicidad de su pago –con regularidad mensual en el caso de la bonificación una vez cumplido determinado número de años de servicio; cada cinco años tratándose del quinquenio– evidencian su distinta naturaleza jurídica con relevantes consecuencias.

14/3/2018


Germán Serkovic G.

abogado laboralista

De acuerdo con el contenido de los artículos sexto de la Ley de Productividad y noveno del Decreto Legislativo N° 650, referido a la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS), pero relevante para entender la definición de remuneración, se considera incluido en este concepto el íntegro de lo que el trabajador percibe como contraprestación por su labor siempre que sea de su libre disposición. En consecuencia, la bonificación por tiempo de servicios tiene naturaleza remuneratoria, esto es, se considera para el cálculo de otros beneficios laborales como las gratificaciones y la CTS, estando además sujeta a las aportaciones que gravan el salario.

El quinquenio, de otro lado, al abonarse cada cinco años, no participa de la naturaleza jurídica que las normas otorgan a las remuneraciones.

El artículo 19 del mencionado Decreto Legislativo N° 650 establece que no se considera remuneración para ningún efecto legal a los pagos que perciba el trabajador de modo ocasional, es decir, de forma esporádica o “de vez en cuando”.

El quinquenio no es tomado en cuenta para el cómputo de adicionales beneficios salariales ni está sujeto a descuentos.

Si bien las bonificaciones por tiempo de servicios buscan premiar la fidelidad del trabajador antiguo, establecerlas por ley puede ocasionar un efecto opuesto al deseado inicialmente al encarecer súbitamente el costo laboral justo cuando, por la edad y el natural devenir del tiempo, el rendimiento tiende a decrecer.

El empleador podría orientarse a contener la remuneración del empleado o buscar la forma de prescindir de sus servicios.