Tipo de cambio:

Compra: 3.247

Venta: 3.251


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 24

de febrero de 2018

A DICIEMBRE DEL 2017 SINEACE ENTREGÓ 429 ACREDITACIONES

Población debe preocuparse por exigir calidad educativa

Hay más instituciones preocupadas por brindar un servicio óptimo en el país.

14/2/2018


Desde hace 11 años, el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) está trabajando para garantizar que las instituciones educativas públicas y privadas ofrezcan un servicio de calidad, y que los trabajadores estén altamente calificados para su labor.

A diciembre del 2017, un total de 429 acreditaciones ya se han entregado a diversos programas de estudios (carreras) de universidades, institutos tecnológicos, centros de educación técnico productiva (Cetpro); así como a institutos pedagógicos y colegios.

Pero ¿qué tan consciente está la ciudadanía sobre su derecho de exigir una educación de calidad y poder verificar que las instituciones la cumplan? ¿Cuántos padres de familia o estudiantes preguntan en la institución que acuden si tiene una acreditación de calidad?

Cultura de calidad

Carolina Barrios Valdivia, presidenta del Consejo Directivo ad hoc del Sineace, explica que si bien la institución que dirige tiene la tarea de verificar el estándar de calidad, aún falta en la ciudadanía una cultura de exigencia de calidad del servicio formativo.

“Quisiéramos que más adelante no solo sea Sineace el que se preocupe por la calidad, sino que también la población misma exija estos estándares”, manifiesta Barrios, tras recordar que las acreditaciones de calidad a instituciones educativas y carreras o programas de estudio son procesos voluntarios, salvo salud, educación y derecho, que sí son obligatorios.

“Son los ciudadanos los que deben exigir este derecho para que las instituciones se preocupen y busquen entrar a estos procesos de acreditación que no solamente permitirá a ellas rendir cuentas de cómo están funcionando y lo conozca la población, sino que también mejorarán en sus servicios”, explica.

Una población más pendiente de la calidad educativa permitirá evitar malos servicios educativos.

“Nuestra tarea es brindar información a la población para que tome decisiones. Lo que hace la acreditación es verificar que se cumplan ciertos estándares de calidad de cómo se brindan los servicios. Somos como notarios de la calidad educativa”, sostiene Barrios.

Avances

En cuanto a los avances de Sineace, Barrios manifiesta que actualmente más instituciones educativas se preocupan de la calidad e instalan equipos o áreas para cumplir esa meta.

Señala que desde el 2016 tenemos un nuevo modelo de acreditación que no solo está mirando los procesos, sino también los resultados de esa formación.

“Las instituciones deben demostrar o evidenciar que han cumplido con el perfil de egreso, con las competencias que ofrecieron”, refiere la funcionaria.