Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

Palabrase imágenes

Beto Romero, director académico de ENSAD, afirma que el diseño de escenografía no debe ser simple decoración, sino servir para expresar una obra.

3/12/2019


Para Beto Romero, director académico de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (ENSAD), hay una clave para lograr una buena escenografía. Esta nunca debe ser un simple decorado.

Romero, hasta hace un par de días coordinador de la Escuela Profesional de Diseño Escenográfico de ENSAD, explicó al Diario Oficial El Peruano que a los jóvenes que les interese este aspecto deben tener algunas cualidades. Lo básico es tener inclinación por las artes escénicas y capacidad de trabajar en equipo. Asimismo, disfrutar de la creación plástica.

Puso como ejemplo los recientes montajes de los alumnos de ENSAD, Los últimos días de Judas Iscariote e Ifigenia en Áulide. Mencionó que el primero hace sentir adrede al público que está en un almacén y no en un teatro, mientras que en el segundo la costa griega y las tiendas de campaña de la época de Troya se han abstraído en diferentes detalles.

Explicó que ambos son trabajos elaborados por estudiantes que han tenido que enfrentar retos cotidianos como un presupuesto limitado y un espacio por intervenir definido.

El docente contó además que en estas prácticas descubren que no necesariamente las escenografías más costosas son mejores. “Si gastas menos que el presupuesto asignado, te van a adorar”, bromeó.

Un dato que dio es que el escenógrafo es, junto con el director, el artista que tiene una visión más amplia de los montajes teatrales. Por ello, debe investigar a profundidad las obras en las que trabaja para proponer lo mejor. “No se trata de representar todo lo que dice el texto, sino su esencia”, afirmó. (Ernesto Carlín)

4

obras han montado los alumnos de Ensad como prácticas profesionales este año.