Tipo de cambio:

Compra: 3.402

Venta: 3.404


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 3

de junio de 2020

Más armas contra el coronavirus

“[...] otra historia hubiera sido si no se tomaban las medidas de restricción diseñadas para detener el contagio. En ese escenario, es muy probable que la cifra de contagiados se hubiese disparado [...].

6/4/2020


El Gobierno ha informado que uno de los planes para combatir con mayor eficiencia la pandemia del coronavirus en nuestro territorio es el incremento de las pruebas para detectar la cepa mortal.

Como ya se ha explicado, los test para identificar a las personas infectadas se efectuaron siguiendo criterios muestrales en las zonas donde se cree que está presente el virus. Sin embargo, según lo han manifestado los voceros del Gobierno, es necesario optimizar esta estrategia y analizar una muestra más amplia a fin de disponer de información precisa.

Y para cumplir con ese cometido es indispensable que las autoridades sanitarias de nuestro país cuenten con más pruebas para detectar la cepa vírica en las personas. Palacio de Gobierno confirmó, al respecto, que a partir de esta semana se ampliará la cantidad de análisis diarios llevados a cabo en el territorio nacional.

No tener a la mano información precisa y actualizada sobre cuántos compatriotas se han contagiado con el patógeno sería un problema en la lucha contra esta pandemia. Solo con información lo más certera posible sobre el radio donde está presente la enfermedad y sabiendo el número de peruanos infectados, el Gobierno evaluará las próximas medidas para contener el virus o, en otro caso, reconsiderará las vigentes.

Tal como aclaró el Ministerio de Salud, el Perú cuenta con pruebas rápidas y el Gobierno anunció recientemente la adquisición de un millón 600,000 pruebas nuevas. También se anunció la compra de un lote significativo de pruebas moleculares, las cuales permiten un diagnóstico igual de certero.

El número de contagiados continúa subiendo y se espera llegar en los próximos días al pico proyectado por los especialistas consultados. De momento, el Poder Ejecutivo cumple con el objetivo primordial de mantener esa cifra en niveles relativamente bajos en comparación con otros países, lo cual permite a las autoridades sanitarias atender a los enfermos sin que el sistema se desborde y colapse.

A todas luces, otra historia hubiera sido si no se adoptaban las medidas de restricción diseñadas para detener el contagio. En ese escenario, es muy probable que la cifra de contagiados se hubiese disparado y los hospitales públicos de nuestro país habrían terminado desbordados, tal como ha ocurrido en países europeos con sistemas sanitarios más desarrollados.

Manteniendo la vigilancia, es necesario reconocer la eficiencia de las disposiciones dictadas hasta el momento. Sin duda, toda obra humana es perfectible y es cierto que las cosas siempre pueden hacerse mejor, pero la inacción no ha sido una característica de nuestras autoridades gubernamentales y es un hecho que las duras medidas de restricción han dado tiempo para prepararnos en caso de que la pandemia se desborde.

Obviamente, las pruebas rápidas y las moleculares ayudarán, pero de nada servirán si es que los ciudadanos seguimos saliendo de casa desoyendo los pedidos de las autoridades.

En nuestras manos está la posibilidad de ayudar a las autoridades a vencer cuanto antes a esta lacra vírica.