Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 30

de abril de 2017

Los libros del Nobel

La biblioteca personal de Mario Vargas Llosa desembarca poco a poco en Arequipa. El próximo año empieza el arribo de la colección de ejemplares que tiene en sus casas de Europa.

7/4/2017


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Una pregunta que más de un aficionado a las novelas de Mario Vargas Llosa o simple amante de las letras se habrá hecho es qué es lo que ha leído nuestro nobel para llegar a ocupar el lugar que tiene en la literatura mundial. Para responder a esa interrogante bastará con ir a Arequipa.

El narrador ha donado su vasta biblioteca personal a la tierra que lo vio nacer. Pero como es tan numerosa la está entregando por partes.

Cartografía de papel

Cada doce meses arriba un lote de ejemplares en el día de su cumpleaños, 28 de marzo. El director de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa de Arequipa, Rommel Arce, comenta al Diario Oficial El Peruano que en la última visita del autor de La tía Julia y el escribidor se completó la donación de los libros que él tenía en su departamento de Barranco. “Ahora faltan los de sus residencias en Europa”, precisa.

Distribución

Los libros están divididos en dos partes: los ejemplares anotados y comentados por Mario Vargas Llosa y los que no. Como es sabido, el novelista gusta de colocar algunas frases en los libros que le llamaron la atención, además de poner la fecha en que lo leyó.

Esta parte de su biblioteca es la que llama más la atención. Sin embargo, Arce explica que por un compromiso con el narrador, no se puede mostrar al público hasta después de su muerte.

Entre estos libros anotados y aún vedados para los lectores están, por ejemplo, las novelas de Gabriel García Márquez, muchas de ellas encuadernadas. Asimismo, se encuentran obras dedicadas, como los poemarios de Octavio Paz.

Entre los ejemplares no anotados también hay varias joyas. Arce hace notar que acá hay de todo un poco, pues al nobel le regalan constantemente libros y no siempre los lee. Además, hay obras que ha leído, pero que no ha anotado, por ejemplo, de su amigo Luis Loayza.

Hay textos de consulta, numerosas revistas especializadas y hasta publicaciones de tópicos que pueden ser tan lejanos de los temas habituales de Vargas Llosa, como los aeróbicos o la fotografía de Leni Riefenstahl.

30 personas han tramitado su carné para la biblioteca Vargas Llosa.