Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

SOCIEDAD

Las familias de las personas LGBTI

El Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia (IDAHOT), que se celebró el miércoles 17 de mayo pasado, pretende llamar la atención del público, los tomadores de decisiones y los medios de comunicación, sobre los desafíos que enfrentan las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI).

19/5/2017


César A. Núñez

Director Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe

Este año la atención se centra en el papel de las familias en el bienestar de sus miembros LGBTI.

La realización o revelación de que la orientación sexual o la identidad de género de un joven no coincide con lo social y culturalmente aceptado es motivo de angustia para muchas familias. Algunas cubren la realidad con un velo de silencio. Otras adoptan métodos peligrosos y no comprobados para intentar ‘cambiar’ a sus seres queridos y, muy a menudo, los jóvenes son maltratados o rechazados.

Por ejemplo, en América Latina, entre el 44% y el 70% de las mujeres y niñas transgénero han sentido la necesidad de abandonar el hogar por esta razón.

Existe un vínculo claro entre la vulnerabilidad social causada por el rechazo de la familia y el VIH. Un estudio realizado en Jamaica en el 2013 encontró que las tasas de VIH fueron más altas entre los hombres que tienen sexo con hombres que han experimentado eventos adversos en la vida, incluyendo la falta de vivienda y la violencia física. Incluso en casos menos extremos, el rechazo de la familia y el prejuicio puede crear angustia psicológica.

Un estudio innovador del 2009 encontró que las tasas más altas de rechazo de la familia estaban vinculadas a los efectos más adversos de salud. Los adultos jóvenes lesbianas, gays y bisexuales que reportaron mayores niveles de rechazo familiar durante la adolescencia fueron tres veces más propensos a reportar haber tenido relaciones sexuales sin protección.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Juntos debemos desarrollar estrategias para dar a los jóvenes y sus familias el apoyo y la información que necesitan para cultivar una comunicación abierta y reducir la vulnerabilidad al VIH. Los gobiernos, la sociedad civil y las organizaciones basadas en la fe pueden desempeñar este papel.

Ahora más que nunca los pueblos de América Latina y el Caribe discuten los complejos temas que rodean la sexualidad y la identidad de género. Cada vez más la sociedad civil y los medios de comunicación están dando luz sobre el hecho de que cuatro de cada cinco asesinatos de personas transgénero se producen en América Latina.

Nuestra región tiene mucho trabajo por hacer en nuestros parlamentos, calles, escuelas, comunidades y hogares.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no se podrán lograr sin abordar las desigualdades, los factores de vulnerabilidad y las necesidades específicas e integrales de las personas más excluidas, como son las poblaciones LGBTI, con un enfoque de derechos humanos.