Tipo de cambio:

Compra: 3.367

Venta: 3.372


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 19

de noviembre de 2019

La revalorización de nuestros sonidos

Kayfex está convencido que el futuro de la música está en la fusión. El joven ayacuchano tiene como desafío que los sonidos autóctonos de nuestro país sean reconocidos a nivel mundial.

8/11/2019



Texto Zaira Barúa Silva

En la banca del parque municipal de Barranco Luis Dallamont espera sentado. Tiene la apariencia de alguien que recién ha superado la mayoría de edad. Sin embargo, ha logrado algo de popularidad por firmar un contrato con la disquera multinacional Warner Chappel Music. En esta oportunidad viste pantalón y casaca negra, de su cuello cuelga una vistosa cadena de plata y en su polo negro también resalta una pequeña bandera de Perú estampada, como símbolo quizá de los sonidos autóctonos que promueve.

El encuentro de Luis Dallamont, conocido en el mundo de la música como Kayfex, empieza en su etapa escolar cuando tenía 11 años. El joven ayacuchano, aficionado del grupo Maná, relata que lo que más le gustaba de la banda mexicana de pop rock era la batería y, al no tener acceso a ella, decidió buscar programas virtuales que simularan su sonido, y es así como conoció el Virtual DJ. “Al no tener una batería física, busqué algo online y así me enteré del mundo de los DJ y poco a poco descubrí cómo ellos creaban su música, luego encontré el programa el programa Fruity Loops y así incrementó mi pasión por crear música. Creo que cuando algo te interesa de verdad no puedes conformarte, debes salir en su búsqueda. Hoy en día todo mi conocimiento es algo empírico, sin embargo estoy camino a profesionalizarme en el extranjero”.

Cuando le pregunto cómo decidió que Kayfex sería su nombre artístico, sonríe y cuenta a modo de anécdota que sus primos siempre lo llamaban Kuyfex, en referencia al pequeño roedor. “Cuando llegué a sexto grado, intento hacer la cuña para un programa que pronunciaba las cosas en inglés, y la pronunciación de Kuyfex, se volvió Kayfex, entonces cada vez que les pasaba a mis amigos un mix me decían Kayfex, y me gustó mucho”.

Del Perú para el mundo

Luego de trabajar con la cantante peruana de quechua-pop, Renata Flores, en su tema La Tijera, popular por fusionar trap con violines tradicionales de los danzantes de tijeras, Kayfex se pone en la mira del equipo de la Warner Chappell Music por su sonido tan particular. “Al llegar a Estados Unidos tenía la expectativa que me tratarían mal por ser un novato, sin embargo, tuve muy buena acogida porque la música que les presenté era algo que no habían escuchado. Los productores quedaron enamorados de los quenachos, las quenas y las zampoñas. En nuestro país existen una gran variedad de instrumentos que no cuentan con mucha difusión y solo son conocidos en su zona de origen, y lo que busco con mi música es revalorarlos, fusionado con ritmos pegajosos”.

Al igual que La Tijera, Luis relata que la canción Tierra Brava, en colaboración con Dansay, NoModico&Dayyam, también le ha generado una gran satisfacción, pues lo motiva a seguir haciendo música con sentido. “Como Kayfex busco lanzar música que dé un mensaje, en Tijeras se habla de la violencia hacia la mujer y empoderamiento femenino que creo que es un tema muy sensible en nuestra sociedad. Tierra Brava, por su parte es una canción de identidad, de sentirnos orgullosos de nuestras raíces”, comenta.

Luego de su paso por Estados Unidos, Kayfex trabaja con más empeño en lo que considera el futuro de la música: la fusión de sonidos. “En mi último viaje he tenido encuentro muy productivos y creo que habrá novedades interesantes. Espero en algún momento que un cantante reconocido haga una canción con un instrumental que tenga sonidos peruanos”.

Cada regreso de Kayfex a su natal, Ayacucho, obedece a dos propósitos: reencontrarse con su familia y recolectar conocimiento musical. “He conocido una variedad de instrumentos de Cangallo, Sarhua, Vinchos, que no conocía aún viviendo en Huamanga. En Ayacucho hay músicos que me apoyan y hemos logrado una conexión, yo direcciono a donde quiero ir, tarareo una melodía y ellos la graban”.