Tipo de cambio:

Compra: 3.376

Venta: 3.379


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 22

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

REPORTAJE GRÁFICO

La raíz con potencia

Es nutritiva, vigorizante y energética. La maca es la raíz de altura preferida para extractos y ponches poderosos. Sus adeptos dicen que alivia desde fatiga y estrés, cura los bronquios y hasta hace renacer la falta de apetito.

14/8/2019


Tiene la rutina de un toro de lidia. Felipe Ávalos lleva 47 años al mando de un timón y de los cambios. Acaba de manejar por diez horas un camión de mercaderías desde Trujillo y lo primero que hace al llegar a Lima es comprar un extracto de yacón, mashua y guanábana, bueno para combatirel colesterol y para desinflar la próstata trajinada.



Acto seguido, se sienta en una mesita enana de La Rana René, en la 16 de Prolongación Humboldt, en Gamarra, para tomar su ponche de maca negra, con rayados de huevos de angelote y de codorniz, miel de abeja, algarrobina, 7 raíces, ajo macho, polen, quiwicha, zanahoria, betarraga y alfalfa. Todo un menjunje que también es bueno para el vigor sexual y los huesos. Y más, ideal para el desarrollo cerebral y la protección del sistema inmunológico. ¡Pura vitamina!

Lleva doce meses asistiendo, con la religiosidad de parroquiano, a este local de La Victoria, donde el cuerpo se revitaliza. Se le dibuja un par de mostachos cuando saborea el extracto de maca negra, ligeramente amargo. Asegura que la raíz inca le permite estar toda la noche despierto. Alerta. Sin pestañear.



“La maca te da más físico. Puedes estar más despierto, sin pestañear”, jura Ávalos. Para más señas: nunca ha sufrido un accidente de tránsito, pero los ha visto por decenas en las rutas del Perú. “Los muchachos de ahora no aguantan el ritmo, paran contando moscas en el camino”, sonríe.

No comerá nada hasta la hora del almuerzo, momento para darse cita con una suculenta parihuela, después dormirá cinco horas y estará como nuevo, listo para retornar a la ciudad de la Eterna Primavera. Por lo menos tres veces por semana, come pescado, cualquiera sea la ciudad donde arribe. Para él es básico, igual que no cenar y, de cuando en cuando, purgarse. “Si no, te da sueño, estás pesado”, recomienda al neófito.



***

Atento como primarioso, Julio Castro toma nota. Llega con un amigo con cara de turistas en su propia urbe; se adentran a este universo paralelo de polvos, macerados y extractos en las verijas mismas del emporio de Gamarra. Aquí, en Humboldt, reina esta raíz peruana, andina y de olor intenso.

Castro ve a personas haciendo cola, que toman su ponche al vuelo; otras, prefieren la calma para saborear en unos minutos su extracto, que cuatro empleados presurosos elaboran. Se acaba de enterar de las propiedades de la maca, energizante, para los huesos, para el poder sexual. Ahora que conoce in situ las propiedades y algunos testimonios sobre lo bueno que resulta la maca para los pulmones, jura que volverá con su hijo, quien sufre de asma. Palabra. Hasta los residentes venezolanos, tan afectados por el clima subacuático de Lima, han aprendido a tomar los preparados a base de maca para que sus pulmones se fortalezcan y la gripe no les juegue malas pasadas.

***

Le llaman la raíz prodigiosa. La administradora del local, Karina Saldaña, asegura que llegan madres trayendo en brazos niños desde hasta 8 meses para darles maca en biberón. Y ni qué decir de adolescentes, jóvenes y adultos. Los padres llegan con sus hijos confiados en que la maca les activará el desarrollo intelectual y físico óptimo.

“Yo vine por rana”, reniega una señora; molesta, pide devolución del dinero, aunque le explican que hace cinco años que de anfibio anuro el local solo tiene el nombre.



“Ya no se vende rana, por un tema de protección a los animales”, responden los empleados. La rana está proscrita de ponches, extractos y concentrados. La cliente no quiere saber nada de ecología, solo que le devuelvan su dinero.

Saldaña cuenta que el público que los seguía se demoró varios meses en aceptar la maca por rana; comprendieron que la raíz era más poderosa que el batracio de río y la dueña, feliz, porque es de Carhuamayo, zona productora de los tres tipos más populares de maca: negra, amarilla y roja.

Lo importante es el “plus”, todos los productos que le adicionan a la raíz altoandina y son “full vitamina”: polen, quiwicha, algarrobina, polvo de huevo de angelote, pez que traen desde el norte de la patria, junto a diversos frutos secos –ajonjolí, almendras, pecana, nueces–.



Hay otros consumos, los macerados de maca, con una antigüedad de seis meses a dos años. Terceros clientes prefieren prepararla en casa y se llevan la maca en harina. Amarilla, roja y negra. Los clientes que lo desean se llevan en polvo para consumirla a su gusto. Karina Saldaña dice que las tres variedades tienen las mismas propiedades; pero en el caso de la negra, estas se multiplican. Por ello es preferida por la muchachada. (José Vadillo Vila)