Tipo de cambio:

Compra: 3.254

Venta: 3.260


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 25

de junio de 2017

ENFOQUE

La conversión de penas

La producción legislativa en los últimos meses ha sido muy fértil y abundante porque el Poder Ejecutivo, al amparo de la delegación de facultades, ha sabido expresar en instrumentos legales una serie de normas que instituyen, regulan, crean o varían procedimientos que se consideraron útiles y necesarios para la Nación.

17/2/2017


Percy Gómez Benavides

Jurista

Por ejemplo, ha expedido y promulgado el Decreto Legislativo Nº 1300, norma que regula el procedimiento especial de conversión de penas privativas de libertad por penas alternativas en ejecución de condena.

La justificación considerativa del decreto es coadyuvar con una adecuada reinserción social de los sentenciados, condenados, siempre que reúnan ciertos presupuestos, como haber cometido infracciones de poca lesividad y repercusión social, y que hayan sido condenados a penas no mayores de seis años.

La efectividad de la novísima norma es clara y firme, pues el procedimiento especial de conversión de penas procede, de oficio o a petición de parte y por medio de los supuestos, cuando hay penas privativas de libertad no mayor de cuatro años y cuando el sentenciado se encuentra en el régimen ordinario cerrado del sistema penitenciario o ha sido condenado a pena de seis años y se encuentra en la etapa de mínima seguridad del mismo régimen.

La norma establece que no procede este beneficio para condenados vinculados a modalidades delictivas, como el parricidio, extorsión, tráfico ilegal de armas, colusión simple y agravada, enriquecimiento ilícito y otros, conforme a los alcances de la Ley Nº 30077, o ser reincidente o habitual o de haberse revocado de una pena alternativa.

Del mismo modo, serán prioritarias las solicitudes de personas mayores de 65 años, mujeres gestantes, mujeres con hijos menores o la madre o padre cabeza de familia.

La resolución que disponga la procedencia de la conversión debe fijar la cantidad exacta de jornadas de prestación de servicios a la comunidad y la orden al condenado, para que dentro de las 24 horas de egresado del penal, se constituya al Instituto Nacional Penitenciario a efecto de cumplir con las jornadas impuestas. El incumplimiento determinará la revocatoria de la conversión.

La aplicación de este instrumento legal permitirá, en parte, el descongestionamiento de los penales, que presentan actualmente hacinamiento, promiscuidad y trato inhumano, por la sobrepoblación existente y en el que el propósito de la reinserción social es casi ineficaz.

Ahora solo resta implementar la medida del grillete electrónico, que en la nación vecina de Chile tiene efectos muy positivos.