Tipo de cambio:

Compra: 3.241

Venta: 3.243


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 21

de agosto de 2017

Inspiración sin visa

Eduardo González Viaña aborda la inmigración ilegal a Estados Unidos en su novela El camino de Santiago. La trama la protagonizan dos peruanos.

30/7/2017


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Para Eduardo González Viaña la novela de inmigración ya es un género propio de la literatura latinoamericana. En el programa De Cazuela, de la agencia de Noticias Andina, indicó que ya se ha publicado suficiente cantidad de obras sobre ese asunto como para hablar de una tradición. A ella considera que se inscribe su último libro El camino de Santiago.

González Viaña, quien presenta hoy este título en la Feria Internacional del Libro, contó que los ciudadanos de los países de América Latina obligados a dejar su tierra sufren tanto como lo hizo el pueblo judío en la diáspora.

Guerra presente

En El camino de Santiago se narra sobre dos peruanos que tienen lazos en común. Uno es un joven que ha perdido a su familia durante la guerra interna de los años 80. El otro es probablemente una persona involucrada con la matanza en la que falleciera la madre del muchacho.

Otro dato que da González Viaña es que, sin querer, abordó un tema que se pondría en vigencia con la llegada de Donald Trump al poder. En su libro, los dos protagonistas están evadiendo a las autoridades al entrar en el país norteamericano a través del desierto de Arizona.

“Soy un hombre con muy poca imaginación, la realidad tiene mucha más imaginación que yo”, confiesa el autor. Según él, los temas los encuentra en el día a día. Al residir en Estados Unidos tiene contacto con bastantes historias relativas al viaje a Estados Unidos.

Cuenta que, por ejemplo, Sarita Colonia viene volando, libro que publicara en la década de 1980, el material surgió de forma espontánea. Recuerda que salía a la calle y le era imposible no encontrar a alguien que no le contara alguna anécdota relativa a ella y sus milagros

González Viaña dice que hace más de un cuarto de siglo se trasladó a Estados Unidos a ejercer de catedrático y que hasta allí le siguió la devoción de esta santa popular.

“Descubrí que los migrantes la llevaban en detentes para evitar que los agarrara la Policía”, refiere el narrador peruano.

Hoy presenta su novela, a las 19:00 horas, en la sala Valdelomar de la Feria Internacional del Libro.