Tipo de cambio:

Compra: 3.367

Venta: 3.372


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 19

de noviembre de 2019

CONVERSATORIOS

Hay Festival de Arequipa: ciencia & libertad

Latorre: La tecnología nos ha liberado de horas de trabajo, pero usamos el tiempo libre en entretenimiento banal. Leila Slimani: Escribo porque hay algo valioso de la vida y detesto los juicios que hacemos constantemente a las personas.

9/11/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

El físico cuántico español Juan Ignacio Latorre se preocupa por que las sociedades pongan a la educación por encima de los cambios que produce la inteligencia artificial. La novelista marroquí Leila Slimani opina sobre la libertad de las mujeres.

En su libro Ética para máquinas (2019), el experto en física cuántica José Ignacio Latorre se pregunta si la humanidad está preparada para la inteligencia artificial (IA). 

Latorre es director del Centro de Ciencias Benasque Pedro Pascual, trabaja un ordenador cuántico. Ahora, explicó, el salto lo da la IA, con máquinas con temas cada vez más sofisticados. Por ejemplo, las redes neuronales ya controlan la potabilización del agua de la ciudad de Barcelona. “Las máquinas se fortalecen y el hombre debilita sus diversas capacidades”, dijo. Latorre conversó con El Peruano.

–Siendo uno de los expertos más reconocidos en física cuántica, defiende la educación tradicional.

–Soy un espécimen raro. Defiendo que la gente tenga más contenidos. Hay muchas empresas que piden gente técnicamente muy preparada y, de repente, ese oficio desaparece porque hay una máquina que lo hace de otra manera. ¿Cómo luchar contra ese cambio constante? Pues aprendiendo cosas muy básicas, muy profundas. Hay que tener conocimientos sólidos.

–En los medios de comunicación hay muchos espacios de tecnología y ciencia. ¿Realmente nos enseñan a comprender el mundo de la inteligencia artificial?

–Estos espacios están cambiando. Antes estaban muy focalizados en tecnología y había muy poca ciencia básica. Además había muchos errores. Hoy son más profesionales. Han tomado con responsabilidad la divulgación. Y han aparecido nuevas formas de divulgar, gente que utiliza Youtube, los blogs. Nunca ha habido tanta ni tan buena divulgación como hoy en día.

–¿La IA nos puede ayudar a cambiar la tendencia de los medios, desde la Guerra Fría, de privilegiar las noticias negativas?

–La IA se comportará como la entretenemos. Si la entrenamos para que se negativa, lo será. Ojalá nos pongamos de acuerdo para hacer una IA que nos informe de manera equitativa entre lo bueno y lo malo. Que sea noticia que alguien dedica horas a comprender algo en el microscopio y que no sean solo las cosas malas.

–La Unión Europea promueve la legislación sobre la IA.

–La UE ha lanzado las directrices. Ahora le toca a cada país legislar. Hay naciones muy adelantadas como Holanda, con una política muy proactiva hacia la IA. En España no. Me encantaría que los políticos peruanos no pierdan el carro. He visto mucho talento en los Colegios de Alto Rendimiento que me han impresionado, gente muy joven y tan educada, merecen oportunidades muy amplias. Ahí está el verdadero futuro del Perú.

–Teme que el espacio libre para pensar, que ganaron las sociedades a lo largo de la historia, se pierda por el nivel de violencia actual?

–La tecnología nos ha liberado de horas de trabajo, pero usamos el tiempo libre en entretenimiento banal. Vemos programas basura en todas partes; debates de gente no cualificada. No estamos usando el tiempo libre para enriquecernos. Se supone que los humanos nos liberamos del trabajo para crecer y, curiosamente, decrecemos. El único antídoto es la educación. Enseñar a los niños que el teléfono móvil puede hacer más mal que bien. Las prohibiciones no sirven; sirve educar.

–¿La IA llegará a componer canciones, escribir libros, el arte del vino?

–Ya hay programas que componen para eventos, videojuegos. Estamos avanzando mucho en el procesamiento del lenguaje natural, que permite escribir textos con contenidos. Los periodistas están en peligro. Una empresa en Inglaterra, el año pasado, inyectó 300,000 noticias artificiales correctas, no fakenews. Es la realidad. Los que dicen que nunca pasará, deben informarse, luego repensar su posición y emitir un juicio. No hay nada peor que opinar sin saber.

Leer nos humaniza

Una obsesión para la escritora marroquí Leila Slimani es comprender el nexo entre el cuerpo humano femenino y su vulnerabilidad. Muy joven, tuvo conciencia de que su cuerpo era débil cuando un hombre, mucho más fuerte que ella, intentó violarla.



“Sentí miedo de tener un cuerpo”, contó ayer en un abarrotado teatro del Centro Cultural Peruano Norteamericano de Arequipa.

Slimani, ganadora del prestigioso premio de Francia Prix Goncourt por la novela Canción dulce, creció en Marruecos, donde aprendió que “leer nos vincula a todos los seres humanos”, precisó.

La narradora, quien además de novelas que exploran personajes femeninos, publicó un libro de no ficción sobre la vida sexual de las mujeres marroquíes, reflexionó sobre lo que define a las personas: nuestros actos, antes que la religión, el pasaporte, el género o el color.

“Escribo porque hay algo valioso de la vida y detesto los juicios que hacemos constantemente a las personas. Encasillar es algo muy injusto”, dijo. Explicó que, por ello, inclusive en los personajes monstruosos nos podemos identificar, tal como nos sucede con los seres detestables descritos por Dostoievski.

Para Slimani es importante, al escribir, pensar en los seres humanos, que tienen fallas. Y que la clave de la emancipación de la mujer es aceptar que debe decepcionar a las personas: que no se puede ser la madre o esposa perfecta, y que se debe aprender también a decir no a los hijos, sin que ello signifique que no se les ame. “Es muy importante para una mujer aceptar que no será agradable a todos constantemente”.