Tipo de cambio:

Compra: 3.254

Venta: 3.260


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 25

de junio de 2017

AGENDA LABORAL

El trabajo forzoso en debate

En el ámbito del derecho laboral, la infracción en materia de trabajo forzoso es tipificada como muy grave según el reglamento de la Ley General de Inspección del Trabajo.

17/2/2017


Beatty Egusquiza

Experta en derecho laboral

No obstante, no existe una definición expresa de trabajo forzoso en dicha norma; solo se tiene la contenida en el DS N° 004-2013-TR y en el DS N° 011-2014-TR, que señala como trabajo forzoso la “situación de vulneración de la libertad de trabajo, que supone una restricción ilícita de la capacidad de la persona para decidir si trabaja o no, para quién y en qué condiciones”. 

Esta definición se alinea con el Convenio Nº 29 de la OIT, el cual señala que se requieren tres elementos para la configuración del trabajo forzoso: todo trabajo o servicio, amenaza de una pena cualquiera y falta de consentimiento. 

La definición del tipo penal dispuesta en el artículo 168-B del Código Penal no coincide con la definición vigente en el ámbito del derecho laboral, lo que podría observarse en situaciones que en sede administrativa no serán consideradas trabajo forzoso, pero sí en el ámbito penal, surgiendo una discordancia legal. Por ello, es fundamental una precisión normativa en el Código Penal. 

Por otro lado, la imposición de las horas extras solo sería considerada una infracción muy grave ante la inspección laboral y, además, el DS N° 007-2010-TR –en su artículo 9– señala que el empleador infractor paga una indemnización equivalente al 100% del valor de la hora extra cuando se demuestre que le fue impuesta. 

Ahora bien, debemos entender que para la configuración de una situación de trabajo forzoso es necesaria la falta de consentimiento del trabajador, por lo que no sería posible distinguir la voluntad de una persona por partes, esto es, pretender afirmar que no habría trabajo forzoso durante el horario de trabajo, pero sí durante las horas extras. 

De seguir esa lógica, también podríamos entender por trabajo forzoso cuando algunas empresas obligan a sus trabajadores a laborar los 30 días necesarios para presentar la renuncia. Por ello, podemos concluir que el tipo penal surgió para hacerle frente a las formas más graves de explotación laboral y no para sancionar la imposición de las horas extras.