Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.380


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 7

de diciembre de 2019

El legado de los Panamericanos

“Somos un mosaico cultural, pero gracias a los Juegos Panamericanos el mundo nos reconoce hoy como un pueblo con una sólida identidad”.

14/8/2019


Se apagó el fuego de los Juegos Panamericanos Lima 2019 y de esa manera se dio por clausurado “el más grande torneo deportivo de este tipo en la historia”, en palabras del presidente de Panam Sport, Neven Ilic.

Además de las imágenes del pundonor y sacrificio de los atletas del continente, que quedaron grabadas en nuestra mente, y de las 39 medallas conseguidas por nuestros aguerridos competidores, Lima 2019 nos dejó múltiples legados y enseñanzas en distintos campos, los cuales marcarán un antes y un después en el Perú.

Con una inversión total de 4,000 millones de soles, Lima posee ahora una infraestructura deportiva de primera categoría. Hoy contamos con las modernas sedes de los complejos deportivos de Villa María del Triunfo y del Callao, con el remodelado estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y los polideportivos de Villa El Salvador y del Callao.

Además, se modernizó la Villa Deportiva Nacional (Videna) en San Luis y la Escuela de Equitación del Ejército, así como el polígono de tiro de la Base Aérea Las Palmas, entre otros. Igualmente, los departamentos de la Villa Panamericana serán vendidos como parte del programa habitacional Mivivienda.

La ciudad también se benefició del megaevento deportivo. Se construyeron 200,000 metros cuadrados de pistas y 130,000 de veredas, y se remozaron 1,600 metros cuadrados de áreas verdes para la comunidad. Se estima que se crearán 500,000 nuevos puestos de trabajo para las obras y su mantenimiento entre el 2016 y el 2020, según VeMás, empresa especializada en urbanismo y arquitectura.

Con las obras mencionadas, en segundo lugar, ahora los deportistas contarán con una moderna infraestructura de primer nivel para entrenar y realizar torneos sobre una variedad extraordinaria de disciplinas. Se espera que los atletas peruanos mejoren su competitividad en los eventos internacionales.

La exhibición de la imagen del Perú en el exterior, en tercer término, también ha traído grandes beneficios. Las ceremonias de inauguración y clausura fueron seguidas por cerca de 1,000 millones de personas en el mundo. En ellas se proyectó la invaluable riqueza histórica y cultural de nuestro país expresada en bailes, música y costumbres. Pero también mostramos nuestra enorme capacidad de organización al cumplir de forma eficiente y rigurosa con todos los eventos y horarios de las competencias.

Como producto de la extraordinaria imagen proyectada, el presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Carlos Canales, estimó que la promoción ayudará a superar la llegada de los cinco millones de turistas extranjeros al país el próximo año.

En cuarto lugar, uno de los mayores retos había sido la convocatoria y participación del voluntariado. Más de 12,000 entusiastas jóvenes y adultos participaron de forma activa en las diversas instalaciones en que se desarrollaron las competencias deportivas. El Perú vio el enorme potencial de sus jóvenes en acción, que solo obtuvieron como recompensa la satisfacción del trabajo bien hecho.

Por último, las competencias deportivas y el espíritu de la inauguración y la clausura nos ayudó a consolidar nuestra identificación como peruanos, no obstante la diversidad étnica y social de nuestro país. Somos un mosaico cultural, pero gracias a los Juegos Panamericanos el mundo nos reconoce hoy como un pueblo con una sólida identidad.