Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.345


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 18

de setiembre de 2019

PROGRAMA NACIONAL PENSIÓN 65

De saberes y dignidad

Desde hace ocho años, esta iniciativa del Midis articula el trabajo para que más adultos mayores salgan de la pobreza extrema. 540,043 usuarios pertenecientes a 1,874 distritos reciben una pensión bimestral. Y 54,000 participan en los Saberes Productivos.

12/9/2019


Teresa Mariscal Córdova

tmariscal@editoraperu.com.pe

Ala ligera, muchos consideran que los adultos mayores ya poco o nada aportan porque están limitados por su edad. No toman en consideración que su experiencia y sabiduría, adquiridas en el transcurso de los años, están vigentes. Y que si se impulsan sus talentos, y con asistencia técnica, pueden insertarse en la cadena productiva como pequeños emprendedores. Eso lo demuestra Pensión 65.

La labor de este Programa Nacional de Asistencia Solidaria del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), que funciona hace ocho años, va más allá de la entrega de una pensión bimestral de 250 soles, pues la complementa con la búsqueda de una mejor calidad de vida para los ancianos, además de salud y educación.



Actividades productivas

A la fecha se han identificado a 4,502 usuarios de Pensión 65 que desarrollan actividades productivas, como huertos comunales, crianza de cuyes y gallinas, producción de quesos, chocolatería, tejidos, artesanías y otros en varias regiones, destacó el director ejecutivo del programa, Julio Mendigure Fernández.

Por ejemplo, en el distrito huanuqueño de Hermilio Valdizán se consolida el proyecto productivo ‘El Café El Abuelo Valdizano’, en cooperación con la municipalidad distrital y la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (Devida). Produce un grano de café de alto rendimiento y calidad que está en etapa de inserción en el mercado mediante cinco presentaciones.

En Cajamarca, una segunda iniciativa promueve la producción del aguaymanto –fruto que posee vitaminas A, B y C–, que compra la empresa Agroandino para transformarlo en fruto seco y exportarlo. Lo respaldan la Municipalidad Provincial de San Pablo y el gobierno regional.

“Con estos emprendimientos buscamos que más adultos mayores salgan de la pobreza extrema y envejezcan con dignidad”, puntualiza Mendigure.



Alfabetización

Y es que más de 252,000 usuarios de Pensión 65 no saben leer, escribir, ni hacer operaciones matemáticas, lo cual es básico para ser un emprendedor. Para ellos se lanzó el Programa de Alfabetización Digital del Adulto Mayor, mediante un innovador aplicativo que le cambió la vida a un grupo de usuarios en Cajamarca. El programa se desarrolla también en Lima y Cusco.

Los adultos mayores también necesitan amor, ya que algunos están en abandono. Ante ello, Pensión 65 implementó Saberes Productivos, que incentiva la revaloración de los usuarios a partir de sus conocimientos, recuperando prácticas ancestrales, sobre todo las lenguas originarias que están en peligro de extinción.

Por ejemplo, hay usuarios que dominan la lengua jaqaru, en la provincia de Yauyos (Lima). A ello se suman los juegos, gastronomía, danzas, cantos, cuentos, poemas, que igualmente transmiten a las nuevas generaciones para que se preserven como herencia cultural.

Saberes Productivos ha permitido reducir en 9% la depresión en los adultos mayores y ha incrementado la percepción de felicidad hasta en 85%. Hasta una orquesta se ha formado en Lambayeque.

Al primer semestre de este año, Saberes se desarrolla en 632 municipios con 54,801 usuarios de Pensión 65. De ellos, 3,290 comparten sus conocimientos en 225 colegios a escala nacional, mientras se desarrollan 2,539 diálogos de saberes productivos.



Foco del saber

“La cobertura actual de Saberes Productivos es del 30% y queremos llegar en el bicentenario a la mitad de los municipios del país. De esta manera, garantizaríamos que los adultos mayores no solo reciban la subvención monetaria, sino también que estén incluidos como personas activas de su comunidad”, subraya Mendigure.

Para diciembre se espera contar con dos publicaciones: las recetas gastronómicas ancestrales y los juegos ancestrales para plasmar una enriquecedora evidencia.

Como respuesta de esta transmisión de saberes, hoy los niños promueven los derechos de los adultos mayores por medio de un cuento, poesía, dibujo o pintura, en el que expresan su cariño y bondad. Por ello, Pensión 65 cada año convoca al Concurso Nacional Escolar Los Abuelos Ahora, en el que trabajan articuladamente ministerios, universidades y empresa privada.

Este año, en su sétima edición, se espera superar la cifra de 160,000 participantes registrados el año pasado. Hasta el momento, más de 500,000 han competido en todas las ediciones.

Desafíos para el 2020

Para el 2020, Pensión 65 buscará ampliar la cobertura a 557,000 usuarios. Y con la implementación de la innovación tecnológica acercar más el servicio de pago a los usuarios mediante los “agentes corresponsables”, que permitiría al usuario cobrar en una bodega próxima a su vivienda; y potenciar los emprendimientos sociales. Y con el Ministerio de Salud se desarrollará un proyecto para devolverles la dentadura a los adultos mayores.

Ahorro de tiempo y dinero

Pensión 65 ha acercado el servicio del pago a 27,578 usuarios mediante el Banco de la Nación, en jornadas dominicales que hoy se efectúan en 19 ciudades (desde enero suman 34 nuevos puntos de pago). También con los “carritos pagadores”, transportes de caudales que llegan a 9,033 usuarios de zonas inaccesibles de Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Junín, La Libertad, Loreto, Madre de Dios, Moquegua, Pasco y Puno. Se hace lo propio en distritos fronterizos (3,539 usuarios), el Vraem (23,441), el Alto Huallaga (12,843); con vuelos de acción cívica o Plataformas Itinerantes de Acción Social (PIAS) se beneficia a 990 usuarios de Loreto, Puno y Ucayali.