Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 25

de setiembre de 2017

REVELA PRESIDENTA EJECUTIVA DE DEVIDA, CARMEN MASÍAS

Costo asociado al consumo de drogas supera US$ 1,500 mllns.

Informe. Este flagelo social aumenta el gasto público en rubros como la salud, la seguridad y genera actos de violencia. El estudio practicado entre estudiantes universitarios revela tendencias en el consumo de drogas ilegales en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

13/9/2017


Sonia Dominguez

sdominguez@editoraperu.com.pe

Gasto irrecuperable. Los costos asociados con el consumo de drogas en el país superan los 1,500 millones de dólares al año, sostuvo la presidenta ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Carmen Masías.

“El Gobierno pierde al año más 1,500 millones de dólares al asumir los costos sociales vinculados con el consumo de drogas ilegales, como salud, seguridad, actos de violencia, entre otros, que terminan afectando a todo el país”, declaró al Diario Oficial El Peruano.

A pesar de ello, destacó el trabajo que efectúa el Ministerio del Interior para combatir este flagelo social, que termina afectando a los más jóvenes y, con ello, la competitividad del país.

“Hay que tener presente que este problema viene de muchos años. Hay una mafia organizada y se está avanzando hacia su erradicación, lo que no se puede lograr de un día para el otro”.

Investigación

Durante la presentación de los resultados del Tercer Estudio epidemiológico andino sobre consumo de drogas en la población universitaria 2016, para Bolivia, Colombia, Ecuador y el Perú, comentó que se debería considerar la implementación de política de lucha contra las drogas con una visión regional, considerando el aporte de los países involucrados.

En el estudio se incluyó a estudiantes, fundamentalmente de 18 a 25 años, de diversas carreras en universidades públicas y privadas. En el Perú participaron 10 casas de estudios superiores.

La investigación, que se desarrolló en el contexto del proyecto Predem (financiado por la Delegación de la Unión Europea en el Perú), detalla que las menores tasas de aumento de consumo de drogas entre los estudiantes las registran el Perú y Bolivia.

“Ello se debe a que la familia es un ente protector y a que se ha realizado un intenso trabajo de prevención en los últimos años en el país”.

Por ello, adelantó, este año Devida destinará alrededor de 35 millones de soles al financiamiento de programas de prevención en el consumo de drogas. No obstante, se mostró confiada en que el Ejecutivo le asignará mayores recursos a este tema.

El documento señala que la mayor tasa de crecimiento del consumo de drogas entre los estudiantes peruanos se observa en las universidades privadas. Asimismo, revela que Lima tiene la tasa más alta, aunque hay diversas ciudades donde el consumo de estupefacientes ha aumentado.

Otra de las conclusiones de este estudio es que la marihuana se mantiene como la droga ilegal más consumida por los estudiantes universitarios del país (5.17%).

En segundo lugar figura un conjunto de drogas, como los inhalables (0.41%), la cocaína (0.29%), los hongos alucinógenos (0.25%), la ketamina (0.25%), los cannabinoides sintéticos (0.25%) y el LSD (0.18%). Se debe tener presente que antes este puesto era ocupado por la cocaína.

Este fenómeno fue descrito por los especialistas que elaboraron el estudio como “la descocainización del consumo de drogas recreativas en los jóvenes”.

En tal sentido, el estudio muestra una tendencia ascendente en el consumo de la marihuana, que pasa de 3.2% en el 2009 a 5.2% en el 2016.

Considera que este incremento podría estar asociado con el descenso en la percepción de peligro en el consumo de esta sustancia. Más de la mitad de universitarios no percibe gran riesgo en el uso experimental de la marihuana y cerca del 18% no percibe gran riesgo en su uso frecuente.

El 31% de los universitarios considera que le resulta fácil conseguir marihuana y al 12.4% se la ofrecieron en los últimos 12 meses. Esta oferta se concentra en los más jóvenes (menos de 22 años), que a la vez son los que más la consumen.

APP

Por otro lado, Masías sostuvo que se implementarían planes de asociaciones público-privadas (APP) en los casos de prevención del consumo drogas y de rehabilitación.

“La sociedad civil y las oenegés, entre otros [actores], tienen mucho que aportar, generando oportunidades para los jóvenes y contribuyendo con su empleabilidad”, manifestó Masías.

Subrayó que los trabajos de prevención del consumo de las drogas no solamente tienen que ver con la difusión de sus efectos negativos, sino también con la creación y promoción de estilos de vida saludables, impulso a la inclusión, además de trabajar contra la discriminación étnica o racial de los jóvenes.

Alcohol

El estudio revela que el 37.7% de los universitarios consumió alcohol al menos una vez durante los últimos 30 días previos al estudio, lo cual representa un descenso de cerca de 10 puntos respecto al 2012, cuando ese indicador fue de 47.4%.

El uso perjudicial o riesgoso de alcohol bajó de 26% en el 2012 a 21% en el 2016. Sin embargo, el porcentaje de consumidores del último año con signos de dependencia no ha variado significativamente (10.8% en el 2012 y 9.1% en el 2016) y sigue afectando a cerca de 1 de cada 10 universitarios peruanos, señala el estudio.

La investigación se desarrolló en el contexto del proyecto Apoyo a la Reducción de la Demanda de Drogas Ilícitas en los Países de la Comunidad Andina (Predem).

Cifras

10 puntos cayó el consumo de tabaco en mujeres entre el período 2009-2016.

12.6% De universitarios peruanos ha fumado cigarrillos electrónicos.