Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 7

de abril de 2020

PUNTO DE VISTA

Autonomía y justicia en tiempos del coronavirus

26/3/2020


Edwin Vásquez Ghersi

Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya

Mientras escribo estas líneas hay ya nueve muertos por el coronavirus y algunas decenas de personas hospitalizadas. 

Serán más en los próximos días. Pero nuestro deseo y nuestra esperanza es que la curva epidemiológica no suba velozmente. Las autoridades han ordenado una cuarentena para reducir el número de contagios, de tal modo que la curva suba lentamente y se evite así la congestión de los hospitales. Ni Italia ni España han podido atender la avalancha de enfermos. Sería imposible manejar un número amplio de casos en el Perú. El personal asistencial se vería sobrepasado y nuestro sistema de salud colapsaría.

A propósito de la cuarentena, hemos escuchado voces que piden dejar a los ciudadanos cuidarse ellos mismos porque, según entienden, cada uno cuidará su cuerpo mejor que el ministro o el presidente. Desde el punto de vista de la bioética, las persona que piensan así nos estarían diciendo: “Mi autonomía vale más que cualquier cuarentena”. Y esto nos lleva al campo de la bioética que reflexiona sobre los problemas éticos en el campo de la salud y se guía por varios principios, entre los más conocidos la autonomía, la justicia, la beneficencia y la no-maleficencia.

Mientras algunos han defendido que los cuatro principios son del mismo nivel e importancia para orientar la deliberación bioética, otros sostienen que existe una jerarquía entre ellos. Desde esta segunda perspectiva, que suscribimos, en una situación crítica como la que sufrimos, la autonomía debe someterse a la justicia. La autonomía es importante porque vela por derechos como la privacidad y la libre toma de decisiones sobre lo que conviene a la persona en asuntos de salud. Sin embargo, en una situación de emergencia sanitaria el principio de justicia prevalece sobre el principio de autonomía.

La justicia es aquello que sobrepasa los intereses del individuo, es decir, la justicia es el cuidado del bien común en el campo de la salud. En tiempos de coronavirus, el bien común determina que los individuos deben renunciar a algunos de sus derechos, como el libre tránsito para reducir la propagación de la epidemia. Es obligación de todos respetar el aislamiento social obligatorio; es más, es una cuestión de vida o muerte para nuestra sociedad acatar la cuarentena. No hay, pues, conflicto entre autonomía y justicia: prevalece la justicia en función del bien común.

Una advertencia. No nos olvidemos de las personas que dependen del día a día para sobrevivir. La cuarentena las deja desamparadas. El Gobierno ha ofrecido ayuda a familias muy vulnerables, y aunque es su deber hacerlo, merece un aplauso. Pero siempre queda gente desatendida. Quedémonos en casa, y seamos sensibles y solidarios en este tiempo.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.