Tipo de cambio:

Compra: 3.240

Venta: 3.242


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 26

de abril de 2018

JORGE JIMÉNEZ MARTÍN. SUBDIRECTOR DE LA ESCUELA JUDICIAL DE ESPAÑA

“El magistrado debe ser garante de los derechos fundamentales”

Entrevista. Los jueces del siglo XXI deben poseer formación en derecho constitucional, integridad ética y conocimientos técnico jurídicos de alta calificación, revela el jurista español y director del servicio de selección y formación de la escuela judicial de su país.

12/3/2017


Paul Neil Herrera Guerra

pherrera@editoraperu.com.pe

¿Cuál debe ser el perfil del juez en el siglo XXI? 

– A escala internacional, el magistrado (juez) debe ser un operador jurídico especializado con conocimientos técnico jurídicos integrales de gran calificación y del más alto nivel con sujeción no solo al ámbito constitucional del país, al cual se rige y a la ley o el orden jurídico del mismo, sino también a todos los tratados y acuerdos internacionales que hayan sido suscritos por ese país y a las obligaciones a las que este se somete. Debe ser una persona íntegra, ética y deontológicamente. Debe estar, además, preparado para los retos más importantes en el ejercicio de su función.

–¿Y cómo evalúa ahora este ejercicio en el mundo?

– Diría que es esencial. No olvidemos que se trata de un poder del Estado garante de los derechos fundamentales de los ciudadanos. En el siglo XXI los jueces están dando muestras de mayor control respecto de los poderes Ejecutivo y Legislativo. A cualquier sociedad democrática le interesa un Poder Judicial formado por jueces fuertes, independientes e imparciales, y que puedan someter al control respectivo a los demás poderes del Estado.

–¿Cuáles son los temas o aspectos relevantes en los que podrán pronunciarse?

–En cada país estos temas son muy dispares, pero en todos ellos hay un juego de derechos fundamentales que deben resolverse. Y, para atender este juego de derechos, lo fundamental es tener una buena formación en derecho constitucional, incluyendo todo lo relacionado con los derechos fundamentales, al igual que en derecho convencional o internacional, así como en ética y deontología judicial. El juez para el desempeño de su función debe ser el más íntegro entre todos los ciudadanos.

–¿El juez, al margen de su especialidad, está obligado a ser un juez constitucional?

–Esa es la base. Ser un juez constitucional y garante de los derechos fundamentales. Luego vendrá la especialidad.

–¿Qué parámetros deben atenderse para seleccionar y nombrar a los magistrados?

–La justicia del Perú cuenta con una excelente reputación en el ámbito latinoamericano y mundial. Los procesos de selección de magistrados son fundamentales y estos deben tener dos fases. Una de tipo teórico, de acreditación de conocimiento, y otra de formación inicial previa. Los mejores procesos son aquellos que combinan ambos sistemas. Todo magistrado, tras ser seleccionado y antes de ejercer su labor jurisdiccional, debe recibir una formación previa para evitar experimentos con los litigantes. Esto es fundamental, solo que a veces en algunos lugares se olvida de esta fase formativa por ahorrar tiempo, dinero o esfuerzo. Y esto, lamentablemente, se da en muchos sitios, ya sea de Latinoamérica o de Europa.

La jurisprudencia

¿Cuál es el papel de la jurisprudencia como fuente de Derecho?

–La jurisprudencia ha ido ganando terreno con el tiempo. Antes existía mayor dificultad para conocerla. Hoy se cuenta con medios muy ágiles para encontrarla, lo cual es un beneficio. Sin embargo, es muy oscilante, además se ve afectada por sentencias de tribunales supranacionales de DD. HH. Por tanto, juega un papel muy importante que está dejando al aire a muchos tribunales supremos y constitucionales.

¿Y los plenos jurisdiccionales?

–Tienen mucha importancia de cara a unificar criterios; y, por eso, sería muy deseable que trabajaran más en la unificación de estas reglas.

El otro lado

El magistrado junto a un grupo de expertos de Argentina y España ofrecieron una capacitación a auxiliares jurisdiccionales de la Corte de Lima, a fin de reforzar sus capacidades y mejorar el servicio de impartición de justicia a favor de los justiciables.

La actividad fue organizada por la Escuela de Formación de Auxiliares Jurisdiccionales, a cargo del magistrado José Antonio Neyra Flores.

El acto se realizó en el auditorio del edificio judicial Carlos Zavala, en el Cercado de Lima.