Tipo de cambio:

Compra: 3.344

Venta: 3.347


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 24

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

LUNES ARBITRALES

¿Arbitraje formalista?

El arbitraje surgió como un medio alternativo al sistema judicial, con la idea de ofrecer un remedio especializado y eficiente para la solución de controversias, frente a la lentitud y formalismos de los sistemas judiciales. La idea del arbitraje es que prime la eficiencia y no se contamine de antiguas prácticas judiciales.

18/4/2016


Ricardo León Pastor árbitro www.leonpastor.com

fiogf49gjkf0d


Ya desde lo antiguo el apóstol Marcos (2:22) sabiamente decía: “Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces el vino romperá el odre, y se pierde el vino y también los odres; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos”.



Pero no hemos practicado esta recomendación. En el Perú muchos procesos arbitrales siguen las viejas prácticas judiciales, se llenan de audiencias inútiles y se pierde tiempo haciendo “resoluciones” al estilo judicial, para “correr traslado” de cada uno de los escritos presentados por las partes. Incluso muchos creen que es de aplicación supletoria el Código Procesal Civil.



Craso error, ni ese código se aplica ni las costumbres judiciales tampoco. En la Ley de Arbitraje se prevé que las partes son libres de regular su proceso, que lo no previsto en el proceso se resolverá con las provisiones de la propia ley o las costumbres arbitrales y que el tribunal puede ampliar plazos que incluso estén vencidos (artículo 34).



Los escritos, documentos y demás informaciones proporcionadas por una parte deben ponerse en conocimiento de la otra (artículo 42-4). Para poner en conocimiento no hay que hacer una resolución, pues nada hay que resolver. Solo cuando exista controversia y, escuchadas a las partes, habrá que hacer una resolución motivada.



Así que no echemos “vino nuevo en odres viejos”. El formalismo supone quedarnos en formas que insumen inútilmente tiempo valioso, evitando resolver lo que es materia de controversia.



Hagamos que el arbitraje sea todo lo eficiente que puede ser.