Viernes, 1 de agosto de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.795 US$ Venta S/. 2.797
Navidad del niño en el Perú
EL NIÑO JESÚS es el centro de la fiesta de la Navidad en el mundo, como símbolo cristiano de la paz y el amor entre seres humanos –léase personas, países y naciones– y como piedra angular de la felicidad y la unión de toda familia.

Ese mismo sentido humanista y solidario, sin desigualdades y con oportunidades abiertas para todos los peruanos inspira al gobierno del presidente Ollanta Humala Tasso a centrar su política de inclusión social otorgando la primera prioridad al bienestar de nuestros niños, como la reserva más preciada de capital humano.

Así lo ha ratificado el Jefe del Estado cada vez que ha tenido oportunidad de hacerlo en sus constantes recorridos por el territorio nacional, con la evidente preferencia por los niños que aún sufren pobreza y extrema pobreza en los rincones más remotos y olvidados de la patria. 

En Lima, reunido en el patio de Palacio de Gobierno con unos 600 niños albergados a cargo del Inabif, el Mandatario ha vuelto a subrayar sus deseos de que esta Navidad “nos ayude a unirnos más como familia y como país”.

El día anterior, al asistir a Festiniño, otra fiesta infantil navideña, organizada por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp), ratificó su compromiso y preocupación por mejorar la calidad de vida, desde la primera infancia, en favor de los menores de edad de todo el país, especialmente de los barrios urbano-marginales y las localidades más apartadas de las regiones.

Es pertinente señalar que cuando el presidente Humala formula y pone énfasis en este postulado, no está recurriendo, como acontecía en el pasado, al discurso demagógico, sino que su gobierno predica con el ejemplo y los resultados, que son históricos en materia de inclusión social de la infancia.

El país conoce los intensos esfuerzos intersectoriales que despliegan los ministerios de la Mujer, Salud, Educación, liderados y coordinados por el Ministerio de Inclusión Social y Desarrollo (Midis), en favor de nuestra población infantil. 

Sin embargo, los reconocimientos son internacionales y provienen de los sistemas de apoyo social de las Naciones Unidas, mediante el PNUD, FAO, Organización Mundial de la Salud (OMS), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y otros, entidades que, además de vigilar y evaluar  la gestión de los programas sociales del Gobierno peruano, colaboran estrechamente en su realización.  

Uno de los logros altamente positivos internacionalmente reconocidos es la  drástica reducción de la desnutrición y mortalidad infantil en el Perú en una proporción superior a uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, antes de que venciera el plazo fijado para 2015.

La OMS también respalda el éxito de la constante campaña peruana de inmunizaciones en favor de nuestros niños de todas la regiones. Especialmente aquellas en que persistían males endémicos. Tumbes acaba de ser declarada la primera zona en el mundo totalmente libre de malaria. 

Unicef ha recalcado, con oportunidad de celebrarse en el Perú la Semana de la Inclusión Social, en octubre de 2013, que el Gobierno ha reducido sustancialmente el ausentismo escolar y que se avanza en la igualdad de acceso a los servicios de educación de calidad a niños y niñas, por igual.

Las mismas metas inclusivas animan a los que trabajan en programas como Juntos, Qali Warma, donde la atención, nutrición, salud y educación privilegian a nuestros niños desde la primera infancia.

Los peruanos no podremos celebrar a plenitud una auténtica Navidad mientras existan niños, pobres y víctimas de la violencia social o familiar.




Publicado: 25/12/2013
El presidente Ollanta Humala Tasso ha ratificado que su primera preocupación son los niños del Perú y, en un breve mensaje navideño, ha expresado: “[…] que esta Navidad nos ayude a unirnos más como familia y como país.”
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: