Miércoles, 26 de noviembre de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.915 US$ Venta S/. 2.917
ANÁLISIS
El poder de la televisión
Richar Centeno Torres Periodista

Apesar del avance de internet y los dispositivos móviles en la vida de las personas, la televisión sigue siendo la verdadera reina de los hogares peruanos, sobre todo para los niños y los adolescentes.

Según un reciente estudio del Consejo Consultivo de Radio y Televisión (Concortv), desarrollado en 20 ciudades del país, ver televisión es una de las principales actividades que realizan los menores de lunes a viernes, además de ir al colegio y hacer las tareas.

En segundo plano se ubica navegar en internet, seguido de escuchar radio. Algo similar ocurre los fines de semana. Ver televisión sigue siendo la principal actividad de los chicos y, en segundo lugar, realizar actividades al aire libre, como jugar con los amigos, hacer deporte o ir a pasear.

Si bien la mayoría de los encuestados señalan que prefieren ver los canales internacionales (tv cable), por la gran variedad de programas infantiles y juveniles, encuentran en la señal abierta algunos programas que han captado su atención desde hace unos años.

Estos programas no son precisamente de corte infantil, que brillan por su ausencia en la televisión local. Según el estudio, se trata de dos realities disfrazados de programas de competencias y una telenovela.

El éxito de estos programas –sobre todo de los realities– se basa en una bien estructurada producción que empieza con la selección de los participantes –atléticos, guapos, hermosas y, en especial, muy mediáticos– que se complementa con un buen manejo de situaciones.

Todo está planeado: las supuestas rivalidades, las declaraciones controversiales, las respuestas de conocimientos absurdas, la ropa que usan y hasta las ‘tragedias’ personales, todo es parte del show.

Entonces, las pruebas físicas de supuesto valor y esfuerzo, las competencias de los equipos son superadas por lo accesorio, lo supuestamente secundario: el sexismo, el chisme, el escándalo y el morbo.

Es evidente la gran influencia que tienen estos programas en su joven audiencia. Según el mismo estudio de Concortv, los participantes de los realities juveniles en cuestión son muy admirados por los niños y los adolescentes.

Considerando los modelos objeto de admiración, plagados de escándalos y otros aspectos negativos, esta situación no ayuda en el cumplimiento de la Declaración de los Principios sobre Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes en los medios de comunicación: el respeto a su dignidad, la no discriminación, difundir contenidos que respeten sus derechos a la identidad e intimidad personal y familiar; adecuar los contenidos al horario familiar, así como generar espacios de participación, sin exponerlos a situaciones de violencia física o psicológica.



Publicado: 29/10/2014
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: