Viernes, 31 de octubre de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.915 US$ Venta S/. 2.918
Los lactarios y la empresa privada
Julio Andrés Rojas, viceministros de Poblaciones Vulnerables

Las investigaciones científicas corroboran que la lactancia en la primera edad, después del nacimiento de la persona, es lo más saludable. El uso de las fórmulas lácteas solo está indicado en los niños que presentan dificultades para ganar peso y para aquellos cuyas madres padecen de tuberculosis, VIH/sida o han decidido no amamantarlos.

La prioritaria atención a la niñez demanda una larga y necesaria acción del Estado para construir una sociedad estable, saludable, capaz de enfrentar con ventajas cualquier adversidad natural o provocada por la propia comunidad.

En este camino, la creación y funcionamiento adecuado de las instituciones, con una diversidad de programas ad hoc, constituye una buena política pública, que cuenta con el invalorable respaldo de la sociedad.

Cada vez más mujeres ingresan al mercado laboral y aportan a su economía familiar, asumiendo la doble labor: el cuidado al niño y el desempeño de responsabilidades en la empresa donde prestan servicios.

En estas circunstancias surge la necesidad de instalar ambientes especiales llamados lactarios, donde las madres trabajadoras y sus bebés tienen dos opciones. O establecen un horario especial para dar de lactar directamente a su hijo o depositan la leche materna en recipientes y lo refrigeran para alimentar al infante en otro momento.

Estos servicios fueron legalizados con el Decreto 009-2006-Mimdes, que obliga a las instituciones del sector público, en las cuales laboren veinte o más mujeres en edad fértil, a contar con estos servicios. Con la Ley Nº 29896, las empresas privadas se incluyen en esta misma obligación.

Hace unos días, asistí a la inauguración de tres lactarios de una empresa, en el distrito limeño de Los Olivos, con 1,300 trabajadoras que elaboran joyas y productos de belleza, así como servicios de logística para la exportación.

La decisión de esta y otras empresas privadas ratifica que el ejercicio de la lactancia materna es un derecho de las mujeres que debe ser promovido y protegido por el Estado y la sociedad.

Además, el directorio de la citada empresa se ha comprometido a ampliar el servicio con cuna permanente.

En suma, los lactarios son parte de una cadena de derechos concurrentes a defender y promover los derechos de la niñez y adolescencia que la normativa reconoce.

La protección de la mujer y su niño se extiende con licencia de 90 días por maternidad. Al retornar a sus empleos, el lactario garantiza que la leche materna pueda extraerse y conservarse para alimentar al bebé. Hay un conjunto de leyes, 27240, 26644, 29409, 27606, que precisan licencias preparto, posparto y hasta que el niño o niña cumpla los seis meses de edad.

Se concede a las madres 45 días de licencia prenatal. Licencia por paternidad a los trabajadores públicos, privados, de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú.

Sin embargo, estos avances solo estarían bene?ciando a un reducido número de madres trabajadoras: 76% (casi 8 de cada 10) de las mujeres, de 14 a más años, trabaja sin tener contrato, sin derechos laborales.

En 2012 se han instalado en el Perú 250 lactarios, según la Comisión de Supervisión Multisectorial. Unicef confirma que nuestro país lidera la lista con mayor número de lactarios de la región, destacando la participación de las empresas privadas. Sin embargo, todavía hay un largo camino por recorrer a favor de la infancia.

Precisamente Unicef, a través del estudio del doctor Mario Tavera, nos recuerda que la lactancia materna es un factor clave para reducir la anemia y la desnutrición infantil. Según la encuesta ENDES 2012, se ha comprobado que en la lucha contra la desnutrición crónica infantil la anemia es una de las expresiones más claras del déficit nutricional, y que se ha incrementado entre la población menor de 5 años. 

La lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida es una de las principales medidas para prevenir esta deficiencia de hierro que afecta el desarrollo físico y cognitivo de quien la padece.

Tal comprobación es un llamado a la reflexión cuando analiza que frente a la creciente incorporación de la mujer al trabajo, al mismo tiempo se produce la disminución de la lactancia en las zonas urbanas del país y el alto consumo de fórmulas lácteas que comercializa la industria farmacéutica.

La leche materna contiene, entre otros minerales, hierro, que el bebé requiere para protegerse de la anemia. Además, el acto de amamantar garantiza el apego entre la madre y su hijo, que es de gran importancia para el desarrollo emocional de niños y niñas.

En esta línea de acción, las autoridades municipales hacen bien al promover el Reglamento de Alimentación Infantil y exigir que los productos de consumo infantil sean adquiridos bajo prescripción médica. Habida cuenta de la expansión urbana y el incremento del trabajo femenino en nuestras grandes ciudades, es urgente desarrollar nuevas estrategias para promover la lactancia materna. 



Publicado: 12/05/2013
El ejercicio de la lactancia materna es un derecho de las mujeres que debe ser promovido y protegido por el Estado y la sociedad.
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: