Miércoles, 23 de abril de 2014. Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Tipo de cambio: US$ Compra S/. 2.781 US$ Venta S/. 2.783
El mundo danza contra la violencia
Paul Martin Representante de Unicef en el Perú

Actualmente vivimos en el mundo siete billones de personas. La mitad son de sexo femenino. Según información de la ONU, una de cada tres mujeres, es decir, un billón de ellas, es víctima de algún tipo de violencia.
Es común asociar este problema a una imagen femenina joven o adulta. Pocas veces se relaciona con las niñas y las adolescentes.  Sin embargo, la violencia contra las niñas suele iniciarse a temprana edad y estar encubierta de patrones culturales que en algunas comunidades se asumen como normales. 
Ejemplo de ello es que todavía  existen familias que celebran el nacimiento de un hijo varón y lamentan el de una hija, y se preocupan más por la educación y alimentación del niño que de la niña. En octubre del año pasado, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) informó que su sector había recibido,  en lo que iba del 2012, más de 7,700 denuncias de violencia sexual y familiar y que más de 5,000 de estos casos tenían como víctimas a niñas y adolescentes.
Sin embargo, estas cifras aterradoras no grafican en su real magnitud el problema, porque sabemos que no todos los casos se llegan a denunciar.
La Convención por los Derechos del Niño señala que corresponde a las autoridades proteger a la infancia y adolescencia de los malos tratos, los abusos y la violencia.
Por su parte, el Informe de América Latina sobre la violencia contra los niños, niñas y adolescentes realizado en el marco del Estudio Mundial de las Naciones Unidas sobre el tema (2006), nos alerta que la violencia es el resultado de múltiples factores sociales, económicos, culturales, políticos y ambientales. 
Por ende, es esencial contar con políticas integrales que se orienten a erradicar sus factores estructurales, con un enfoque esencialmente preventivo, superando el abordaje de sus consecuencias y de medidas exclusivamente represivas.
Desde el Estado, se evidencia el interés por dar una respuesta multisectorial a la violencia contra la infancia. La mayor presencia de  niñas en la educación primaria, las mejoras en su estado nutricional y la aprobación de leyes que prohíben el castigo físico y el maltrato psicológico y verbal en la casa y en la escuela así lo demuestran.
Resulta igualmente destacable que cada vez sean más las instituciones de la sociedad civil y las personas que a título personal se expresan contra la violencia. Es señal de que el tema finalmente trascendió el ámbito de lo privado para  ser asumido como lo que es, un problema social que, directa o indirectamente, nos coloca a todos en situación de vulnerabilidad.
Y es que la violencia no sólo afecta a quien recibe el golpe, insulto o agresión sexual. Según el ENDES 2011, las madres son las que más recurren al castigo físico para corregir a sus hijas e hijos pequeños.
Diversas investigaciones demuestran que los niños y las niñas que viven en hogares donde impera la violencia tienen baja autoestima y bajo rendimiento escolar.
Las adolescentes que han sido testigos de actos de violencia contra sus madres soportan los maltratos de sus enamorados; los hombres que crecieron viendo a sus madres ser golpeadas suelen maltratar a sus esposas.
Afortunadamente, se está entendiendo que ponerle fin a la violencia contra la mujer es una tarea que nos convoca a todos. Muestra de ello es que el 14 de febrero, fecha en que se celebró el día del amor, el Movimiento V Day puso de pie en el mundo a un billón de personas para que dancen en rechazo a las agresiones de todo tipo contra mujeres y niñas. .
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia también se unirá a esta gran danza, porque considera  fundamental hacer visible que la violencia contra la mujer además afecta a las niñas y las adolescentes.
Nos ponemos de pie para romper con el círculo vicioso de la violencia y garantizar a nuestras niñas el derecho a la vida y al desarrollo. Nos ponemos de pie para celebrar la vida llena de paz y alegría que queremos para las mujeres grandes y chicas.

" El 14 de febrero, fecha en que se celebró el día del amor, el Movimiento V Day puso de pie a un billón de personas en el mundo para que dancen rechazando las agresiones de todo tipo contra mujeres y niñas."


Publicado: 15/02/2013
Twittear Compartir en Facebook Enviar por email
Conozca nuestro suplementos: